Hasta 2.500 euros por no revisar el coche antes de las vacaciones…

Según Euromaster, red especialista en el mantenimiento del vehículo, es necesario llevar el coche a revisión antes de salir de vacaciones ya que sino el presupuesto vacacional puede acabar destinado a pagar una avería de más de 2.500 euros…

En la antesala de la Operación Salida, la puesta a punto del vehículo es la diferencia que hay entre empezar las vacaciones con buen pie o en el arcén de la carretera con el capó levantado. Por eso, desde la red Euromaster consideran que es mejor “gastarse 40 euros que tiene de coste medio revisar el líquido refrigerante”, que gastarse “buena parte del presupuesto vacacional en pagar una avería de más de 2.500 euros al quemarse la junta de culata por sobrecalentarse el motor”.

La red de talleres alerta, además, de una mayor necesidad de mantenimiento en los coches actuales, en tanto “sus motores trabajan a más temperatura para una mayor eficiencia que las generaciones de vehículos pasadas, pasando de los 90º de entonces hasta los 95º”, señala. De ahí la necesidad de mantener el líquido refrigerante en niveles óptimos para absorber el calor del motor.

En este sentido, Euromaster recuerda que el líquido refrigerante pierde propiedades con el tiempo, independientemente del uso que el conductor haya dado al vehículo. Por eso, aunque se hayan hecho en el último año menos kilómetros por la pandemia y las restricciones de movilidad, es vital su correspondiente chequeo previo.

Asimismo, la red apunta otra forma “poco amable” de arrancar las vacaciones: el reventón de una rueda, avería que pone en riesgo la seguridad de conductor, ocupantes y otros usuarios de la vía. Y es que, explican desde Euromaster, “los neumáticos son una de las primeras razones por la que los españoles se ven obligados a llamar a una grúa”. Un servicio, el de la grúa, que en verano alcanza un alto volumen de trabajo, que puede dilatar los tiempos de llegada al lugar de la avería, según afirma la red.

Por todo ello, Euromaster aconseja realizar una revisión de los doce puntos críticos del vehículo, atendiendo no sólo al líquido refrigerante o neumáticos, sino también al aceite, sistema de frenado, suspensión, luces y batería. Así como desde la red aconsejan no olvidarse de revisar, por un lado, el aire acondicionado -un sistema cuya reparación, por ejemplo, de la rotura del compresor puede suponer un desembolso de 400 euros-, y por el otro, el filtro de habitáculo, que -al estar expuesto al exterior- tiende a ensuciarse con mucha facilidad y, por tanto, acaba afectando al flujo de aire dentro del coche.

Melett

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorDayco sigue ampliando su cartera de productos
Artículo siguiente¿Por qué elegir las escobillas híbridas DENSO?

¡Suscríbete a nuestro newsletter!