“La anulación de filtro de partículas en los vehículos diésel no es legal”

filtro-particulasMediante el lanzamiento de una nueva campaña informativa, Conepa pretende concienciar a los talleres de reparación y mantenimiento de vehículos que representa, para que trasladen a sus clientes “la importancia del filtro de partículas en los vehículos diésel y la ilegalidad que supone su anulación, una práctica cada día más demandada por los propios usuarios cuando llega el momento de sustituir el citado componente”.

Según Conepa, el problema surge cuando el filtro de partículas tiene que ser sustituido ya que conlleva un  coste  de  hasta 1.000 euros. Y es aquí cuando el cliente puede optar por hacer suya la tradicional picaresca española, y tomar la decisión de suprimir el filtro de partículas; vaciado del interior de este filtro y anulación del mismo en el software del vehículo para evitar la detección de averías por funcionamiento anómalo. El usuario conoce la existencia de esta ilegal práctica en el mercado, y cree de manera generalizada y errónea, que con ella se acaba definitivamente con el problema del filtro,  y que además se puede ahorrar combustible. Nada más lejos de la realidad.

Conepa se reafirma en su posición recordando que la normativa  europea – normativa EURO-, obliga al fabricante de vehículos a montar estos dispositivos anticontaminantes, y que cualquier automóvil que lo haya modificado podrá ser rechazado en la ITV, viéndose obligado a restituir el sistema de escape original  y a reprogramar la unidad de control del coche. Por otro lado,  también se corre el riesgo de sanciones por parte de los agentes medioambientales.

“Como asesores de los automovilistas, aconsejamos a los talleres que den una adecuada información a sus clientes para evitarles problemas y para mentalizarles de la obligación legal y el beneficio social de respetar el entorno”. Concluye Víctor Rivera, secretario general de  Conepa.