La Justicia admite a trámite la denuncia de un taller contra Allianz

Según ha podido saber en primicia La Comunidad del Taller, el Juzgado de Primera Instancia Número 11 de Oviedo ha admitido a trámite la denuncia realizada por Talleres y Carrocerías TAR, un histórico negocio de reparación de vehículos ubicado en Langreo (Asturias), contra la compañía aseguradora Allianz. El motivo es el impago de diferentes facturas -de diversas reparaciones - por un montante total superior a 11.000 euros.

Los hechos se remontan a octubre de 20018, cuando después de muchos años como taller concertado Allianz, la gerencia de Talleres y Carrocerías TAR decide romper su relación comercial con la compañía aseguradora.

¿El motivo? Una serie de desacuerdos en relación al precio de la mano de obra. Antes de romper dicha relación, la gerencia del taller decidió enviar un comunicado a la compañía, tratando de informarles del problema con el objetivo de reconducir la situación. “En caso de que la colaboración no fuera de su interés, el taller seguiría atendiendo a los asegurados de Allianz con las mismas ventajas que venía ofreciendo hasta el momento… pero al precio establecido en la tablilla del taller”.

El caso es explicado por Susana Cuesta, administradora del negocio, a La Comunidad del Taller. A partir de ese momento, “y ante la inacción de la compañía”, fue cuando decidieron dejar de ser taller colaborador de Allianz. Y empezaron los problemas que les han llevado a presentar una demanda que ahora ha sido admitida a trámite.

Cartas a los asegurados

Según explica Susana Cuesta, “Allianz en un abuso de posición de dominio y en un intento de manipulación del mercado, envía cartas informativas a sus asegurados indicándoles que el taller al que han decidido acudir en base a su libre elección de taller, no tiene acuerdo comercial con Allianz”. De este modo, asegura, la compañía les informa de que, en caso de decidir reparar su vehículo en este taller, deberán “asumir el pago de la factura, “y luego será la compañía quien a su discreción decida el importe final a indemnizar, insinuando que es posible que no asuman el total de la reparación”. La carta, que, tal y como explica Cuesta han recibido algunos de sus clientes, dice lo siguiente: “Analizaremos las circunstancias del suceso y te comunicaremos el importe a indemnizar”.

En la carta, sigue la administradora de Talleres y Carrocerías TAR, Allianz sigue “recomendando” acudir a sus talleres preferentes “en los que ofertan ventajas exclusivas (claro, siempre a cargo del taller), precediendo de este modo a manipular el mercado”.

Comienzan los impagos

Ante estas prácticas, el taller decide evitar complicaciones a sus clientes y busca una vía legal que no les perjudique durante el proceso de reparación de su vehículo en el taller, realizando para ello un contrato de cesión de derechos conforme a la normativa vigente (un proceso que hoy en día es llevado a cabo por numerosos reparadores en toda España. Puedes leer la noticia aquí) y cumpliendo con todos los requisitos necesarios para que la propia aseguradora sea conocedora de esta cesión -envían incluso a la compañía un documento firmado por el cliente en el que reconoce saldada la deuda una vez la aseguradora pague al taller-.

Pero con todo esto, “la compañía no accede al pago de las deudas contraídas en los plazos de pago legalmente establecidos por ley, por lo que el taller decide realizar una demanda, que ha sido admitida a trámite” -este medio tiene el decreto de admisión a trámite de la demanda emitido por el Juzgado-.

Tal y como relata la propia Susana Cuesta, “la compañía argumenta que al no haber acuerdo comercial no puede pagar al taller directamente, pero somos conocedores de que la misma realiza pagos a talleres sin acuerdo comercial”.

Entienden que se trata de una clara manipulación del mercado y se ven en la obligación de informar a todos sus clientes “de la mala praxis de esta compañía, recomendándoles en la medida de lo posible que aseguren sus coches en compañías que respeten sus derechos y sus intereses.

Reacciones de clientes

Reacciones de clientes que en algunos casos ya se han producido: “Durante estos meses ha habido reacciones por parte de los clientes, desde algunos que se han ido a otro taller porque no podían admitir el ingreso en su cuenta por problemas personales (lo que conlleva un lucro cesante) como clientes que han dado de baja numerosas pólizas (siete en un caso en concreto) por no haber respetado la compañía la cesión de crédito a favor del taller y haberle realizado el ingreso directamente en su cuenta”.

“Desde nuestra empresa nos gustaría hacer especial hincapié en la importancia de que los asegurados de Allianz revisen sus pólizas y ejerzan sus derechos frente a una compañía que abusa de su posición de poder, e influye negativamente en sus asegurados limitando de manera encubierta su libre elección de taller, poniendo impedimentos que les dificultan reparar sus vehículos en los talleres en los que confían”, termina Susana Cuesta.

Talleres y Carrocerías TAR es un negocio histórico dirigido hoy por Susana Cuesta, hija del conocido representante sectorial Rogelio Cuesta, actualmente vicepresidente de la patronal nacional de talleres CETRAA y presidente de la asturiana ASPA. De ahí que no quieran acabar sin recordar que “desde ASPA y CETRAA ya están programando campañas para informar a sus asociados de cómo realizar adecuadamente la gestión con el asegurado de la cesión de su derecho de crédito frente a la compañía, así como para iniciar demandas contra las compañías que no quieran reconocer esta cesión, o no respeten los precios mano de obra establecidos en los talleres de reparación de vehículos”.