La justicia ve “indicios de criminalidad” en dos causas iniciadas por CAPA

Un taller (por tenencia y compra a sabiendas de que era material falsificado) y un vendedor de software y equipos falsificados se enfrentan a posibles condenas por delitos contra la Propiedad Industrial e Intelectual.

La Comisión Antipiratería para el Automóvil, CAPA, ha denunciado dos nuevos casos de piratería. En concreto, estos dos procedimientos los ha puesto en marcha el Juzgado de Instrucción nº 3 de Mataró, que ha visto suficientes indicios de criminalidad en ambos casos. En el primero, por falsificación de un equipo de Delphi e información pirateada de Autodata por parte de un taller y, en el segundo, por la venta tanto de equipos como de software no legales de Autocom en foros de Internet.

En el primer caso, la investigación se centró en el responsable de un taller que utilizaba sin autorización un equipo de diagnosis falsificado de la marca Delphi y un software pirata del proveedor de información técnica Autodata, entre otros, asegura la Comisión Antipiratería.

Tras la denuncia realizada por CAPA, dio comienzo el procedimiento judicial en enero de 2015 contra el taller acusado. La Guardia Civil de Premià de Mar fue la encargada de intervenir el equipo de diagnosis y el ordenador con el software pirateado. Asimismo, se estableció que tanto el equipo de diagnosis como los programas de software fraudulentos se habían adquirido sabiendo que eran falsos, por lo que se obtenían beneficios económicos a partir de su utilización en el taller.

Según informa CAPA, el juez instructor resalta que el responsable del taller era consciente del peligro que suponía utilizar las falsificaciones para la seguridad de los conductores de los automóviles revisados en el taller, no garantizando un diagnóstico fiable.

Con respecto al segundo caso, se llevó ante el juez a un individuo por vender sin autorización equipos de diagnosis y software de vehículos de Autocom a través de foros en internet como, por ejemplo, Forocoches.

CAPA asegura que las investigaciones policiales empezaron tras su denuncia en febrero de 2014, presentada ante el Puesto de la Guardia Civil de Montilla, contra el mencionado individuo. Esta denuncia originó investigaciones donde se recabó mucha documentación bancaria y de la agencia tributaria, la cual desglosaba que, entre 2012 y 2015, había alrededor de 150 movimientos que pudieran estar relacionados con la actividad clandestina.

Lo que resalta del caso, según el juez, es el sistema de venta “conjunta” del individuo, la admisión en internet, por escrito, de un ánimo de lucro, el número de documentos que muestran los beneficios estimados obtenidos y, por último, la elevada cantidad de equipos de diagnosis y software comercializados.

En ambos casos, terminada la fase de investigación judicial, el juzgado instructor
considera que hay suficientes elementos probatorios para pensar que se han podido
cometer delitos contra la Propiedad Industrial e Intelectual.

Por ello, se ha dado traslado de las actuaciones al Ministerio Fiscal y a la acusación particular, representada por CAPA, para que formulen el correspondiente escrito de acusación. CAPA procederá próximamente a formalizar dichas acusaciones contra los responsable de los hechos denunciados, pidiendo la máxima pena privativa de libertad posible, habida cuenta la gravedad y el riesgo que supone el uso de equipos de diagnosis y software ilegal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here