La relación entre los frenos y el par de apriete de las ruedas

Brembo explica en este artículo técnico que entre el buje y la rueda hay algo con tendencia a quedarse falto de buena sujeción…

La importancia del correcto par de apriete de las ruedas a menudo se pasa por alto, pero una rueda mal montada tiene mucho que ver con las molestas vibraciones del volante al frenar y el mal funcionamiento del sistema de frenos, además de tener graves consecuencias sobre la seguridad de un vehículo y sus pasajeros.

Un apriete excesivo o insuficiente de las tuercas o pernos de rueda puede ocasionar un fallo de la rueda de consecuencias potencialmente catastróficas. Las tuercas y pernos excesivamente apretados pueden deformarse, estirarse y romperse. Especialmente al pasar sobre baches y badenes en la carretera.

En los últimos años se viene estudiando que la práctica generalizada del uso de las pistolas neumáticas o eléctricas de impacto convencionales, a su máxima potencia, degrada las roscas sistemáticamente en cada colocación y, esos componentes tan importantes que son los pernos y tuercas de rueda dejan de trabajar correctamente o se dañan otras partes como el buje, cuando en él se deben enroscar los pernos.

Consecuencia de esa degradación es una fijación rueda-buje inconsistente y hace que sea muy común que las ruedas salgan del taller con una sujeción incorrecta.

La correcta aplicación del par de apriete es un importante elemento de seguridad que no se puede obviar bajo ningún concepto.

Son los mecánicos y técnicos de taller, cuando realizan cualquier acción en la que se requiere el desmontaje y montaje de las ruedas, los responsables de garantizar que las ruedas estén correctamente apretadas.

Y es que además, como empezaba diciendo este artículo, entre el buje y la rueda hay algo. Y ese algo es el disco de freno.

El apriete irregular de las tuercas de una misma rueda resulta problemático, ya que puede hacer en un breve espacio de tiempo y kilómetros, que se dé una holgura centesimal entre el conjunto buje-disco-rueda. Lo que a lo largo de los siguientes kilómetros hará que el disco roce alternamente contra la pastilla de freno y lo hará con mayor frecuencia después de una primera frenada, en la que la pastilla ajustará más su posición al disco. Por eso, algunos usuarios dicen que las vibraciones se acusan más en caliente. Ese roce alterno (a veces incluso podemos observar esto en el elevador, en frío, girando la rueda con las manos) hará que el disco se caliente por una zona más que por otra y cuando llegue el momento de tener que frenar el usuario notará una clara vibración en el volante, debido a la irregularidad de la fricción en el mismo disco por las distintas temperaturas generadas.

Diferenciar este tipo de casos de lo que la gente llama ‘disco doblado’ es muy fácil. En estos casos, cuando se empieza a generar el problema,  el volante vibra pero el pedal no. A lo largo de la vida de ese disco y esas pastillas, el disco se deformará y las pastillas presentarán un desgaste irregular también. A partir de la deformación del disco el pedal empezará a vibrar.

Una vez descrito el problema, vamos a la solución:

La Dinamométrica.
El uso de la llave dinamométrica, en todas las operaciones con las ruedas, es adecuado porque beneficia a todos. Los vehículos pasan por varias manos, y que sean todas lo más profesionales posible, beneficia a todos.

¿Cómo lograr un apriete correcto?

Conviene saber que el par de apriete va a ir ligado a las dimensiones, material de las tuercas y tornillos y, a sus pasos de rosca y no a cualquier otro factor que se nos pueda ocurrir a nosotros (tamaño de llanta, aluminio o hierro…) y que el par de apriete correcto no lo dice ni la experiencia, ni el tarot, lo dice el fabricante, que es quien sabe qué tornillos ha usado y para qué.

Para realizar el par de apriete adecuado, fácil y rápidamente, se deben cumplir rigurosamente estos dos pasos:

  • 1. Aproximación. Siempre en estrella*. Se puede usar una llave de impacto convencional, en el ajuste más bajo (el par de apriete de la herramienta no debe exceder el par requerido) o llaves con una función de limitación de par, que garantizarán que no se sobrepasa el par requerido.
  • 2.  Apriete. Siempre en estrella también. Apretar las tuercas utilizando la llave dinamométrica para garantizar el par de apriete correcto de cada tuerca.

Cumpliendo estos dos sencillos pasos, se asegura un buen contacto entre la rueda y el buje.

Las ruedas están bien montadas cuando las tuercas se han apretado con el par especificado por el fabricante del vehículo y la rueda está correctamente alineada sobre el buje.

*(Por si acaso, en estrella, quiere decir, apretando primero una tuerca y luego la de enfrente, en lugar de la contigua) Ejemplos de estrella con 4,5 o 6 pernos.