Las actualizaciones remotas en los coches ya son una realidad

Los vehículos podrán actualizarse a través de actualizaciones Over-the-Air (OTA) que se distribuyen de forma remota utilizando la conectividad de internet de un dispositivo, como lo hacen los smartphones.

texa patrocinado

General Motors, propietario de marcas como Cadillac o Chevrolet, acaba de presentar una solución que podría poner punto y final a la dificultad que supone actualizar el sistema operativo del coche, a excepción de Tesla, claro.

Al igual que las actualizaciones remotas con las que funcionan los smartphones, la compañía ofrece una solución con el fin de que sus coches pueden actualizarse mediante las actualizaciones Over-the-Air (OTA) que se distribuyen de manera remota empleando la conectividad de internet de un dispositivo que, en este caso, será el vehículo. Así, GM estima que hacia 2023 el sistema de actualizaciones remotas esté presente ya en la mayor parte de sus automóviles.

La idea que tiene el fabricante de vehículos es permitir que los desarrolladores de software puedan lanzar actualizaciones del sistema, sin que sea necesario llamar a revisión a todos y cada uno de sus modelos que están circulando por las carreteras, tal y como ya está haciendo Tesla. Sólo hace falta que el coche se encuentre en una zona con cobertura, y la actualización se instalará de forma automática en el momento en que esté disponible para su descarga.

Estas actualizaciones, aseguran en ComputerHoy.com, servirán para mejorar el comportamiento del motor, optimizar el gasto de combustible e introducir mejoras para el navegador, entre otras.

Según informan desde el medio digital, el cerebro de los coches de GM –bajo un rediseñado sistema de procesamiento- será capaz de trabajar a razón de 4,5 TB (terabytes) de datos por hora. Esto, junto a una conectividad de datos a través de una tarjeta SIM integrada en el vehículo, permitirá que el sistema se actualice igual que lo hacen los teléfonos móviles modernos.

No obstante, aunque por el momento queda descartado que este sistema se use para actualizaciones críticas de seguridad, nadie sabe si en un futuro próximo ya no será necesario acudir al taller para poner al día el software de los vehículos.

Asimismo, General Motors tiene previsto que su primer modelo en estrenar esta tecnología sea el Cadillac CT5 Sedan, cuya producción, en principio, arrancará a finales de 2019. Su idea es incorporar esta tecnología en cada vez más modelos a medida que se vayan fabricando.

Tendencia entre los demás fabricantes de vehículos

No obstante, no sólo General Motors está ‘compitiendo’ en esta carrera ya que, durante los últimos años, BMW ya ha comenzado a dar los primeros pasos hacia la democratización de las actualizaciones vía OTA en sus coches. De este modo, el fabricante de vehículos alemán ofrece en sus últimos modelos actualizaciones de sistema operativo que, aparte de poder instalarse desde el propio vehículo, pueden descargarse antes en el móvil para después llevar a cabo la instalación conectando el teléfono al coche.

Como pasa con GM, las actualizaciones pueden incluir mejoras en el sistema de reconocimiento de voz u optimizaciones en la tecnología de asistencia al aparcamiento, entre otros. En el caso de BMW, el sistema en cuestión ya está disponible en los últimos modelos de la marca como el último X5 (2019) o el nuevo Z4, aseguran.