Las ITV, más cerca de comprobar los sistemas electrónicos de seguridad

Bruselas ha incorporado recientemente importantes novedades en relación a las ITV. Una de las más importantes es que obliga a todas las marcas constructoras de vehículos a ofrecer a las estaciones de ITV la información necesaria para llevar a cabo las inspecciones. Y es algo que tiene importantes consecuencias.

En general, la más importante es que el hecho de que las ITV tengan a partir del próximo 20 de mayo de 2020 toda la información técnica de los vehículos supondrá que las inspecciones será aún más exhaustivas (al contar con información técnica específica de las marcas…).

Pero no sólo, porque, más allá de esto, que las marcas estén obligadas a brindar información técnica a las ITV (“de manera oportuna y coherente, fácilmente accesible, sin restricciones y carente de discriminación”) supone un primer paso para que, muy pronto, en las estaciones se lleven a cabo operaciones de inspección que hasta ahora no se realizan.

Para explicar esto último, conviene conocer que desde el pasado 20 de mayo de 2018 un nuevo reglamento rige el trabajo de las ITV. Como consecuencia, entre otras cosas (puedes conocer todas las novedades de esta norma pinchando aquí), las ITV españolas comenzaron a controlar, vía E-OBD (diagnosis electrónica), las emisiones de todos aquellos vehículos fabricados a partir del año 2006 (vehículos ligeros Euro 5 y Euro 6 – vehículos pesados Euro VI).

La idea, dijeron entonces desde la patronal AECA-ITV, era que en un futuro las ITV controlaran también por medio del diagnóstico OBD los sistemas de seguridad electrónica (ABS, ESP…). Pero esto, con los medios de los que actualmente disponen, resulta imposible. Así, en declaraciones exclusivas a La Comunidad del Taller, dijeron hace unos meses que “la comprobación a través del OBD de sistemas tales como el control de estabilidad, el antibloqueo de frenos, los airbags, el sistema de alumbrado y señalización, los pretensores de los cinturones de seguridad, el kilometraje… se hará realidad cuando el Manual de Procedimiento de Inspección de las Estaciones de ITV así lo establezca. De momento no hay fecha para ello”.

Que Bruselas obligue a las marcas a brindar toda la información técnica de los vehículos a las ITV supone un paso muy importante en este sentido. Porque podrán comprobar por medio de la diagnosis todos los sistemas electrónicos y lo harán además con información técnica específica para el trabajo que llevan a cabo en las ITV, lo cual es muy importante: “Hasta ahora se utilizan unos códigos universales no a nivel de ITV sino de taller”, explica Guillermo Magaz, director gerente de AECA-ITV. Lo que las inspecciones necesitan es un estándar que les permita identificar de forma rápida si el vehículo cumple con los parámetros para circular o no –no pretenden diagnosticar, como se hace en los talleres, porque además esa no es su función-, y eso es lo que van a obtener por parte de las marcas: un ‘apto’ o ‘no apto’. Así de sencillo.

Para que los sistemas electrónicos de seguridad sean controlados en las ITV, esta operación deberá aparecer reflejada en el Manual de Procedimiento de Inspección de las Estaciones. Y por ahora no lo hace, aunque todo apunta a que a partir de mayo de 2020 habrá importantes cambios en este sentido…