Las ventas de turismos cierran el 2019 con una caída del 4,8%

En el conjunto de 2019, las comercializaciones de turismos caen, registrando 1.258.260 unidades entregadas.

En diciembre de 2019, las matriculaciones de turismos y todoterrenos tuvieron un 6,6% más que en el mismo mes del año anterior, con 105.853 unidades. No obstante, en el conjunto de todo el año, las ventas de turismos caen por primera vez desde 2012, registrando 1.258.260 unidades entregadas y una caída del 4,8%, según datos de Ganvam.

Por un lado, el canal de particulares sigue bajando (un 6,9%) con unas comercializaciones inferiores al mismo mes de 2018, hasta las 50.137 unidades, lo que, según la asociación, hace que sea el único canal que registra cifras negativas en diciembre.

Por su parte, el canal de empresas sube un 14,3% sus ventas, hasta las 39.423 unidades, y el canal de alquiladores crece un 48,7%, hasta las 16.293 unidades matriculadas.

Con respecto a los vehículos comerciales ligeros, se han matriculado 16.373 unidades en diciembre, un 8,1% menos que en el mismo mes del año pasado. Mientras que durante todo el 2019, la venta de estos vehículos registra un crecimiento del 0,3%, con 214.927 unidades.

Por otra parte, las matriculaciones de vehículos industriales, autobuses, autocares y microbuses se redujeron un 10,4% durante diciembre, con 1.595 unidades. En el acumulado del año, las ventas de este segmento se recuperaron ligeramente, con un aumento de 0,3% y 28.073 unidades.

Retroceso también en 2020

Tal y como explica la directora de Comunicación de Ganvam, Tania Puche, “las cifras positivas de los últimos cuatro meses no han sido suficientes para dar la vuelta al mercado que cierra en negativo por la debilidad de las compras de particulares, después de seis años al alza”. Según la asociación, este cierre en negativo se debe principalmente a la incertidumbre política, las dudas sobre la economía y, sobre todo, el desconcierto de los ciudadanos sobre qué coche comprar. “Además, en 2020, las previsiones también apuntan a un retroceso del 3%, por lo que dar la vuelta a esta situación pasa por la puesta en marcha de una estrategia clara y bien fundamentada en materia de movilidad que insufle confianza en el comprador, máxime cuando el mercado tiene la presión añadida de que la media de emisiones de los coches vendidos sea igual o inferior a 95 gramos, lo que obligará a impulsar las ventas de modelos con etiqueta Cero”.

Por su parte, Noemi Navas, directora de comunicación de Anfac, resalta que “a pesar de que la cifra de cierre de matriculaciones representa una caída respecto de 2018, lo cierto es que el volumen superior a los 1,2 millones de unidades comercializadas es un buen dato, cerca del mercado natural de España. Las empresas y los alquiladores siguen registrando cifras altas de compra. El peor dato lo deja el canal de particulares, como lleva ocurriendo sistemáticamente desde hace casi año y medio. Tenemos que ser capaces de revertir esta situación, dando mensajes de certidumbre a los clientes. Desde Anfac, estimamos que el año que viene se registrarán cifras similares en ventas a las de 2019, con unos primeros meses más débiles y un segundo semestre más positivo”.

Por último, Faconauto da por bueno el año, “teniendo en cuenta que las matriculaciones se han visto muy impactadas todavía por el ‘ruido’ en torno al diésel, lo que ha afectado particularmente al mercado de particulares”. Sin embargo, tal y como explica su director de comunicación, Raúl Morales, “este 2020 veremos todavía mucha incertidumbre, lo que, según nuestra previsión, hará que las ventas caigan de nuevo, alrededor del 3%. Este resultado puede mejorar o empeorar en función de la evolución que tenga la economía, el empleo, la confianza del consumidor o el contexto político. Asimismo, habrá que ver cómo encaja el sector la entrada en vigor de la nueva normativa europea de emisiones, que obligará a los fabricantes a no rebasar en su mix de ventas los 95 gramos de CO2”.