Las ventas de vehículos caen más del 35% al cierre de octubre

Según datos presentados conjuntamente por Anfac, Faconauto y Ganvam, el conjunto del mercado de matriculaciones de todo tipo de vehículos ha registrado una caída superior al 35% en el acumulado de los diez primeros meses del año.

Con tendencia a la baja. Así es como cierran todas las comercializaciones de toda clase de vehículos en el mes de octubre, con una fuerte reducción de las matriculaciones tanto en el segmento de turismos y todoterrenos como en el de los vehículos industriales. Y es que el conjunto del mercado registra una caída superior al 35% en los diez primeros meses del año, según los datos presentados por las patronales Ganvam, Anfac y Faconauto.

Con respecto a las matriculaciones de turismos y todoterrenos, estas han cerrado octubre con una caída del 21%, hasta las 74.228 unidades. En cuanto al acumulado del año, se han vendido 669.662 unidades, lo que se traduce en un 36,8% menos que en el mismo periodo del año anterior.

En cuanto a las emisiones medias de CO2 de los turismos vendidos en el décimo mes del año se quedan en 108,5 gramos de CO2/km, es decir, 10,3 gramos menos que la media de emisiones de los vehículos nuevos comercializados en octubre de 2019.

Asimismo, todos los canales reducen sus ventas, con especial incidencia en el canal de alquiladores, que cae un 46,2%, hasta las 2.884 unidades. El canal de particulares registra un profundo descenso en el mes, del 22,7% y 37.974 unidades.

Las matriculaciones de los vehículos comerciales ligeros han llegado hasta las 16.574 unidades, un 3,9% menos que en el mismo mes del año pasado. En el acumulado, el descenso se queda en el 30,7%, con 125.861 unidades.

Mientras que las comercializaciones de vehículos industriales, autobuses, autocares y microbuses cayeron un 28,2% durante el mes de octubre, con 2.777 unidades vendidas. En el acumulado del año, se registra una caída del 28,6%, con un total de 16.960 vehículos matriculados.

El horizonte se presenta incierto para una recuperación…

Este descenso generalizado de las ventas viene provocado, tal como señala Noemi Navas, directora de Comunicación de Anfac, por “la incertidumbre sanitaria y la crisis económica”. Asimismo, cree que “los planes de ayuda a la compra son buenas herramientas para lograr estimular el mercado y están permitiendo que las caídas no sean aún peores. La situación de crisis se va a extender al año 2021 y si no queremos que el sector y su empleo caigan aún más, será necesario mantener los apoyos”.

En esa línea se expresa Raúl Morales, director de comunicación de Faconauto, quien considera que “el empeoramiento de la situación sanitaria, la caída de la movilidad de la población y la falta de confianza de los consumidores está haciendo mella en las matriculaciones” y deposita toda su confianza en que “el Plan Renove, plenamente operativo los dos próximos meses, ayude a cambiar esta tendencia”.

Aunque, según explica Tania Puche, directora de Comunicación de Ganvam, ha sido “el retraso en la puesta en marcha de la herramienta para solicitar la ayuda del Renove, que se abrió el pasado día 20” el que, en cierta forma, “ha hecho que se diluya su carácter incentivador en medio de un contexto de incertidumbre económica derivada de la segunda ola del coronavirus”.

Las tres asociaciones han mostrado su preocupación por el “efecto que tendría una subida del Impuesto de Matriculación a causa de su adaptación automática al WLTP en un mercado que no consigue remontar la crisis del Covid19”, comenta Navas. Y es que, según el director de Comunicación de Faconauto, “preocupa mucho la evolución de cara al arranque del año, por lo que se hace imprescindible resolver el problema que plantea, desde el 1 de enero, la aplicación del nuevo protocolo de emisiones WLTP, que hará que, de la noche a la mañana, buena parte de los coches nuevos paguen el impuesto de matriculación”, debido al cambio en los parámetros de medición de las emisiones CO2. “Un problema añadido”, según Morales, que “dificultará la reactivación del mercado”. Pero no sólo. La entrada en vigor de la normativa WLTP también podría suponer “una subida de precios” por lo que Tania Puche insiste en la importancia de “hacerle ver al comprador que si tiene intención de cambiar de coche no posponga la decisión”.

Por eso, desde Anfac proponen que “además de intensificar el MOVES con más recursos en 2021, también solicitamos mantener los planes de achatarramiento, como el RENOVE, para no empeorar aún más la calidad del parque automovilístico español en esta crisis y seguir reduciendo las emisiones de CO2”.