Liqui Moly estrena producto contra las bacterias del diésel

La nueva fórmula del aditivo de protección del sistema diésel estará a la venta muy pronto.

El fabricante de aditivos Liqui Moly acaba de lanzar su nueva Protección del sistema diésel. Según informan desde la compañía, las bacterias en el diésel son un problema al que se enfrentan muchos propietarios de embarcaciones. Y a este problema se le suma otro más: debido a una estricta directiva europea, no había productos contra la ‘peste’ del diésel en venta libre desde diciembre del año pasado. Pero esto se acabó ya que la empresa ha sacado al mercado un producto que cumple con los nuevos requisitos.

De este modo, Liqui Moly ha adaptado la composición del aditivo Protección del sistema diésel al nuevo Reglamento relativo a las sustancias y preparados químicos. Por ello se puede vender al consumidor final y suministrárselo mediante envío.

Por el momento, este producto es el único de venta libre no basado en enzimas del mercado. El Instituto para Microbiología Técnica Dr. Jutta Höffler GmbH examinó la nueva Protección del sistema diésel en diferentes dosificaciones según la norma ASTM E 1259-10 en busca de bacterias, levaduras y hongos, los tres causantes típicos de la peste del diésel. El aditivo dejó patente su eficacia ya que, mientras que los microorganismos proliferaban rápidamente en el diésel con agua -sin tratamiento con aditivo-, aquéllos desaparecían en siete días en el combustible tratado con aditivo. Y tampoco volvían a aparecer transcurridos 21 días, informan desde Liqui Moly.

Asimismo, Carlos Travé, encargado de gestionar el segmento global marino del fabricante de aditivos, asegura que “el producto es muy eficaz, también en pequeñas dosificaciones”. Para proteger de la peste del diésel, basta un litro de aditivo por cada 1.000 de combustible. Si la peste ya se ha extendido, es suficiente aplicar una dosis de 1.200 para acabar con ella. “Por esto mismo, Protección del sistema diésel no es tan solo más eficaz, sino también más rentable que otros productos, de los cuales se necesitan dosificaciones más altas para alcanzar resultados similares”, añade Travé.

Además de su efecto antibacteriano, este aditivo limpia el sistema de combustible y lo protege de la corrosión y, a la vez, aumenta el índice de cetano. Así el motor puede arrancar más fácilmente y funciona con mayor suavidad, informa la compañía.

Tom Lippman, responsable de Liqui Moly en el mayorista alemán Herman Gotthardt GmbH, ha mostrado su satisfacción al respecto de este nuevo producto: “Desde que entró en vigor la nueva directiva, muchos comerciantes han retirado los antiguos productos de su surtido por completo. Esto no ha afectado a la demanda. Cabe esperar que el aditivo de nueva composición arrase en el mercado”. Y no es para menos ya que, según afirman, las primeras cifras de ventas reflejan una gran demanda: “Nunca había tenido un producto que se vendiera tanto por sí solo”, señala Lippmann.

Por su parte, Carlos Travé ve en estas nuevas condiciones una gran oportunidad: “Somos los únicos que estamos ofreciendo un producto así, somos muy competitivos y, al igual que su predecesor, la nueva Protección del sistema diésel ha demostrado ser eficaz”.

Melett

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here