Liqui Moly: “Seguimos teniendo saldo positivo”

El especialista en aceites y aditivos asegura que la “fuerte ofensiva” que han empleado para superar la crisis sanitaria está dando buenos resultados. Y es que, pese a reducirse sus beneficios respecto a 2019, su cifra de ventas creció en un 2,9%.

Pese a que la crisis del coronavirus ha hecho mella en Liqui Moly -sus beneficios se han visto reducidos respecto a 2019-, el especialista en aceites y aditivos asegura que la “fuerte ofensiva” empleada para superar la situación está dando buenos resultados, con un crecimiento mundial en la cifra de ventas de 2,9% y un incremento de más del 50% en la Península Ibérica en el mes de julio. En palabras de su director general Ernst Prost: “Las vigorosas medidas que adoptamos durante estos tiempos excepcionales están dando frutos. Seguimos teniendo saldo positivo”.

De este modo, aseguran que su “estrategia agresiva” ha sido el catalizador del “extraordinario éxito” de Liqui Moly. Y es que la compañía ha invertido 18 millones en campañas publicitarias clásicas y ha donado productos por valor de más de 4 millones de euros a servicios de emergencia y de transporte de pacientes, lo que a su vez le ha llevado a aumentar la producción y a contratar 36 nuevos empleados. “Medidas como la reducción de jornada nunca estuvieron sobre la mesa”, afirma Prost. Por el contrario, ya en el inicio de la crisis, los trabajadores recibieron una bonificación por valor de 1.500 euros.

Crecimiento mundial

La cifra de ventas de Liqui Moly incrementó en un 5% en Alemania, mientras que en el mercado internacional el crecimiento se sitúa en el 1%. Si bien en países como China y Rusia, el impacto de la crisis ha sido mayor, algo, aseguran, de lo que también se ha resentido el especialista en lubricantes que vende sus productos en 150 países.

“Liqui Moly goza de una amplia base, gracias a su surtido de productos, casi 4.000 artículos B2B y B2C, y al mercado internacional de usuarios, con lo que nuestra empresa puede resistir mejor”, señala orgulloso Günter Hiermaier, director gerente segundo de la compañía.

Por su parte, en Liqui Moly Iberia, tal y como asegura Matthias Bleicher, director general de la subsidiaria, los resultados también son “muy alentadores”, manteniendo la curva ascendente de los últimos años y con un inicio post-coronavirus “muy positivo” en España y Portugal. En julio, se espera un crecimiento de más del 50% en la facturación en comparación con el mismo mes del año pasado.

Para Ernst Prost, los meses de julio y agosto serán la prueba real: “En 2019, fueron meses en los que alcanzamos récords de ventas de casi 60 millones de euros”. De modo que Prost tiene muy claro que podrán alcanzar e incluso superar estas cifras: “Estamos en condiciones de seguir pujando con fuerza frente a la competencia”.