Liqui Moly sigue cosechando éxitos

En 2021

El especialista en aceites y aditivos crece un 23% en el primer semestre y 83% en el mercado ibérico. El alto volumen de ventas en julio inaugura la segunda mitad del año y en Liqui Moly Iberia ha sido el mejor mes de la historia de la sucursal. Tal y como informan desde la compañía.

«Cerramos un primer semestre lleno de éxitos aumentando la facturación hasta los 355 millones de euros, un incremento del 23% respecto al mismo periodo del año anterior. Hemos salido fortalecidos de la pandemia porque no nos hemos cruzado de brazos, sino que nos hemos puesto manos a la obra y hemos trabajado duro», afirma el director gerente, Ernst Prost.

En marzo ya se registró en las cuentas la cifra de ventas mensual más alta de la historia de la empresa y en junio vino a superarse este resultado con casi 66 millones de euros. El mes de julio continua con el crecimiento en el segundo semestre con 70 millones de euros. El aumento del 23%, transcurridos seis meses, no se debe a un semestre flojo en 2020 a causa de la pandemia. Más bien al contrario: en comparación con el primer semestre de 2019, el crecimiento es incluso del 38%. No sólo crecen los ingresos: Entre enero y julio, se contrataron 53 nuevos empleados. Ernst Prost atribuye este éxito a actuaciones coherentes: «Somos categóricos en cuanto a la calidad de nuestros productos. No hacemos concesiones a la hora de proporcionar el mejor servicio a nuestros clientes. No dudamos en invertir en nuestros cuatro pilares: personas, mercados, máquinas y marca».

El mejor mes para Liqui Moly Iberia

En Liqui Moly Iberia, el primer semestre de 2021 registró un crecimiento del 83% respecto al mismo periodo de 2020. Y incluso respecto a 2019, el crecimiento fue del 58%. «Esto es algo notable y es el resultado del enorme trabajo que estamos haciendo en España y Portugal con nuestros clientes. No tenemos ninguna duda de que nuestro ritmo de crecimiento continuará porque además de los nuevos negocios y los nuevos canales que van surgiendo, el espacio que tenemos para crecer con cada uno de nuestros clientes actuales es enorme», explica Matthias Bleicher, CEO de Liqui Moly Iberia.

Si el primer semestre tuvo un saldo muy positivo en las ventas de la sucursal ibérica en España y Portugal, julio no se desaceleró. Por el contrario, fue el mejor mes de la historia de Liqui Moly Iberia, lo que supuso un crecimiento del 35% respecto al mismo mes de 2020, que había sido el mejor del año pasado. En comparación con el mismo mes de 2019, el crecimiento fue de un impresionante 140%. Agosto, que ya se encuentra a mitad de camino, continúa con una fuerte dinámica de crecimiento.

«No tengo ninguna duda de que tenemos muchos años de crecimiento por delante en España y Portugal. El refuerzo de nuestro equipo comercial también contribuyó y seguiremos contratando para ambos países. Nuestra marca tiene una imagen fuerte en los dos países y esto es el resultado de dos pilares importantes: la inversión en la marca y en el marketing, pero también la oferta y la enorme calidad de los productos», enfatiza Matthias Bleicher.

Los retos

Liqui Moly también se beneficia de que los aceites de motor se convierten cada vez más en lubricantes de alta tecnología; cada vez más es más exigente su producción. Algunos fabricantes de aceites no pueden afrontar este cambio tecnológico. En cambio, Liqui Moly invierte continuamente en investigación, producción y logística, incluso, y precisamente, en tiempos difíciles. «Reducir las inversiones debido a la pandemia, sería como si un granjero vendiera sus semillas en lugar de sembrar el campo», opina Ernst Prost: «Esto es cavar la propia tumba con tal de conseguir beneficios a corto plazo».

A pesar de que Liqui Moly se ha mantenido tan bien durante la pandemia, la empresa se enfrenta a diario a grandes retos, algo que se nota también en los beneficios. Si bien en el primer semestre, con 8,2 millones de euros, es claramente superior al mismo periodo comparable de 2020 (3,6 millones de euros), resulta ser considerablemente inferior al de años anteriores. «No sólo porque muchas de las materias primas son cada vez más caras», en palabras de Ernst Prost: «Algunas, incluso, ya no se pueden conseguir». Debido a la pandemia, el tráfico aéreo se ha desplomado. Por lo tanto, la demanda de queroseno es menor. Sin embargo, según Liqui moly, debido a que a las refinerías de petróleo crudo no les es fácil producir gasoil para calefacción o otros productos en lugar de queroseno, lo que hacen es reducir su producción en bloque.

Los fabricantes de aceites de motor como Liqui Moly también lo notan, ya que los ingredientes para sus aceites también empiezan a escasear. Y cuando se llegan a producir los aceites de motor, resulta que la mercancía puede tardar en llegar al cliente. Porque en los buques de carga, el espacio para los contenedores también escasea. «La pandemia ha trastocado un sistema de suministro que había crecido a lo largo de muchos años y que se había ajustado con gran precisión», afirma Ernst Prost.

No obstante, julio se cerró con un beneficio de 2,2 millones de euros, claramente superior a los meses anteriores y permite ser optimistas para el segundo semestre. «Aun así, tendremos que lidiar con las consecuencias el resto del año», afirma el director gerente: «Estimamos un incremento de costes de 27 millones de euros en total. Pero no vamos a quejarnos por las piedras que el destino ha puesto en nuestro camino, sino que nos arremangaremos y las quitaremos».

Melett

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorMotul presenta en España la nueva gama del 300V
Artículo siguienteDelphi incorpora novedades a su gama de A/C

¡Suscríbete a nuestro newsletter!