Los aparejos, clasificados según su funcionalidad

El blog Ruta 401 de Loctite Teroson analiza cuál es la clasificación de los aparejos según su funcionalidad.

El aparejo es la pintura de fondo que deja sellada una superficie (masilla, chapa desnuda, piezas nuevas con cataforesis, esmaltes, lacas, etc.) que previamente ha sido convenientemente preparada. Con ello, se aporta protección anticorrosiva, se iguala la superficie, se cubren pequeños defectos e irregularidades y se obtiene una buena base para las pinturas de acabado que se aplican posteriormente.

El aparejo no debe ser usado de forma habitual como una pintura de relleno, ya que a pesar de que existen variantes que aportan un gran poder de relleno (hasta 350 micras en algunos casos), son las masillas las que deben cumplir esta función y las que se han de lijar de forma adecuada para conseguir integrar el parche en el resto de la pieza. A pesar de ello, es inevitable y necesario que el aparejo cubra ciertos defectos, marcas de lijado o anomalías con solvencia.

Clasificación de los aparejos según su funcionalidad

Aparejo estándar HS. Es el aparejo de uso común destinado a ser utilizado para todo tipo de reparaciones a un precio asequible. No destaca por tener ninguna funcionalidad concreta más allá del alto espesor que aporta por ser de altos sólidos. Se comercializan en colores neutros, grises y beiges.

Aparejos entonables. Su cometido es la obtención de un color o tonalidad del aparejo que facilite la cubrición del esmalte de color (base mate). Dentro de estos aparejos, las primeras versiones estaban destinadas a tintar o colorear el aparejo con una determinada proporción de pintura para que el producto adquiriese una tonalidad similar a la del color de acabado. Actualmente, esta práctica ha sido sustituida por aparejos blancos, negros y grises para que el profesional del taller, con la ayuda de la información facilitada por el suministrador de pinturas, pueda obtener la tonalidad más propicia que facilite la cubrición por parte del esmalte de color.

Imprimación-aparejo. Es un aparejo que posibilita un mejor agarre sobre determinados fondos (metal desnudo, cataforesis, etc.), aunque presenta una menor capacidad de relleno.

Aparejo sellador. Aporta el mejor sellado posible con la finalidad de aislar las pinturas de base de las pinturas de acabado cuando no existe certeza de que sean compatibles y cabe la posibilidad de que se produzca una reacción de rechazo (arrugado de la pintura). Algunos pueden aplicarse sin necesidad de lijar y/o como aparejos H/H para evitar su lijado.

Aparejo para plásticos. Según su composición y fabricante, incluyen elastificante  en su composición y están preparados para ofrecer mayores garantías de adherencia sobre este tipo de sustratos. Además, pueden usarse en algunos casos como aparejos H/H.

Aparejos polifuncionales. Como su nombre indica, son aparejos que pueden cumplir diversas de las funciones mencionadas. Para ello, el fabricante indica la forma de utilizarlo, diluirlo, etc. para conseguir un cometido u otro. Además, ofrecen buena adherencia sobre distintos tipos de sustratos, incluidos piezas con cataforesis y plásticos.

A esta clasificación se pueden añadir los aparejos UHS, los de un componente y los H/H  por las funciones y peculiaridades concretas mencionadas anteriormente.