Los coches autónomos interpretan las reacciones humanas

Esto es posible mediante un software que permite a los vehículos estimar qué van a hacer peatones, ciclistas o motoristas a través de sensores capaces de procesar el comportamiento de otros vehículos y sus interacciones con los viandantes.

La inseguridad de los peatones con respecto a la llegada de los coches autónomos es uno de los inconvenientes a los que las compañías de automóviles se están enfrentando a día de hoy. Es por esta razón, aseguran desde la compañía, que Cradle, la filial de capital riesgo de Hyundai, ha decidido invertir en la start-up estadounidense Perceptive Automata con el propósito de mejorar su sistema de conducción autónoma a través de la inteligencia artificial.

A partir de aquí se ha desarrollado un proyecto que permite que los automóviles, a través de sensores que son capaces de procesar el comportamiento que han tenido otros vehículos y sus interacciones con los viandantes, puedan estimar qué harán peatones, ciclistas o motoristas.

Así, la inversión de Hyundai en Perceptive Automata ha dado como resultado, afirman, una tecnología predictiva que es capaz de interpretar el comportamiento humano con el objetivo de conocer cuál podría ser su próximo movimiento.

El software de Perceptive Automata puede ser útil, por ejemplo, si un peatón empieza a cruzar la calle, pero ve que el coche autónomo se acerca y opta por detenerse. En este caso concreto, un coche autónomo que no tenga el software se pararía y esperaría, aunque el transeúnte no tenga la intención de cruzar la calle.

Por ahora, según palabras del vicepresidente de Hyundai Cradle, John Suh, “una de las principales trabas para desarrollar los vehículos autónomos es su incapacidad para interpretar señales visuales críticas que los conductores humanos procesan sin dificultad”.