Los coches de gasolina se han vendido más que los de diésel en 2018

Es la primera vez desde hace 20 años que esto sucede, según informa Europa Press.

Parece ser que las restricciones y la subida de impuestos al diésel han causado estragos a los vehículos de este tipo de motorización. Durante 2018, las matriculaciones de turismos y todoterrenos de gasolina se situaron por encima de las de vehículos propulsados por diésel por primera vez en veinte años. Esta situación confirma, según recoge Europa Press, la incertidumbre generada en torno a este combustible debido a las posibles prohibiciones de circulación en el futuro y subidas de impuestos.

El año pasado se vendieron 1,32 millones de vehículos en España y 759.826 unidades correspondieron a unidades de gasolina, lo que se traduce en el 57,5% del total de matriculaciones y 21,7 puntos porcentuales más que las de diésel – 35,8%; 473.074 unidades -, según datos de Anfac, asociación española de fabricantes de automóviles y camiones.

Cuánto han cambiado las cosas desde 1982…

Desde 1982 hasta 1998, la gasolina era el combustible estrella en el mercado español, alcanzando su punto más alto en 1990, copando el 86,86% del total de ventas.

Sin embargo, fue a partir de 1999 cuando el diésel empezó a tomar fuerza, promocionándose como un carburante más respetuoso con el medio ambiente y más barato (con el que el usuario circularía más kilómetros por menos dinero).

Es curioso cómo han cambiado las cosas desde hace 20 años… Hoy en día, desde que saliera a la luz en 2015 el ‘Dieselgate’ – caso del software del grupo Volkswagen que alteraba las emisiones de algunos vehículos diésel- este combustible está disminuyendo su peso, perdiendo entre 2010 y 2018 más de 35 puntos porcentuales de cuota de mercado, según recoge la agencia de noticias.

Factores como las declaraciones de Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica, que afirmaba que el diésel “tenía los días contados”, los constantes ataques que ha recibido este combustible con respecto a sus emisiones contaminantes o la subida de impuestos a este carburante han ayudado a que la demanda de vehículos de gasóleo haya disminuido.

Así, con respecto a 2018, el 57,5% de los turismos y todoterrenos tenía un motor de gasolina – mientras que en 2017 era el 46,6%-, frente al 35,8% de los modelos diésel (en 2017, 56,8%).

Por otro lado, los vehículos eléctricos e híbridos coparon el 6,6% de las entregas (frente al 5,1% de las ventas que coparon en 2017).