Los eléctricos de ocasión tardan más en venderse que los de combustión

Los coches impulsados por motores de combustión de ocasión permanecen 43 días en stock frente a los 103 días que tardan en venderse los eléctricos, según Sumauto.

Los coches eléctricos de ocasión tardan en venderse el doble que uno de ocasión diésel o gasolina: de los 103 días que permanece en stock un coche eléctrico, los vehículos con motor de combustión sólo tardan en venderse 43 días. Es la principal conclusión del informe ‘2020: el año de inflexión del vehículo eléctrico (de ocasión)’, presentado en el III Seminario del VO de la Distribución Oficial de Faconauto por Sumauto, especialista en portales verticales de motor.

Un dato que contrasta con el aparente interés entre los usuarios de internet, pues el promedio de visitas online de los coches eléctricos es de 78 al mes, mientras que los automóviles de combustión reciben un total de 38 visitas mensuales, según Sumauto. Concretamente, las consultas de particulares a eléctricos se han disparado el 45% en 2019, hasta registrar un total de 365.000 visitas. De hecho, según la misma fuente, entre el 5% y el 7% de usuarios afirma interesado en comprar un eléctrico de ocasión a través de Internet.

El interés por el coche eléctrico es real, pero la acción de compra, dado el alto precio de los mismos, es otra muy distinta… Según el estudio, el coste medio de un vehículo eléctrico ronda los 40.000 euros, el equivalente a un vehículo premium, aunque los primeros eléctricos de ocasión se comercializan a la mitad de precio, en unos 22.600 euros, con una antigüedad media que no llega a los cuatro años en el 72% de los casos.

Lo que está claro es que a partir de 2020 los concesionarios, para cumplir con la normativa europea en materia de emisiones que exige que todos los vehículos matriculados por las marcas en 2020 deberán contar, de media, con una tasa de emisiones no superior a los 95 gramos de CO2 por kilómetro, potenciarán la venta de coches eléctricos y de diésel  (sus emisiones de CO2 son inferiores a los motores gasolina).