Los talleres cada vez envían más coches al desguace

Los talleres españoles enviaron al desguace un total de 5.656 vehículos abandonados en 2018, un 29% más que el año anterior.

Un total de 5.656 vehículos abandonados, un 29% más que el año anterior, tuvieron que enviar los talleres españoles al desguace en 2018, según datos de la DGT. Incremento directamente relacionado con el envejecimiento del parque ante la caída de las matriculaciones, que acumulan un descenso del 6,3% en lo que va de año; y el aumento de las ventas de vehículos usados de más de 15 años, que aunque crecen a menor ritmo que los seminuevos, suben un 8% en lo que llevamos de ejercicio, representando más del 30% del mercado de ocasión, tal y como informa Ganvam.

Las pérdidas para el taller

De hecho, seis de cada diez automóviles abandonados corresponden a turismos de elevada edad y kilometraje, donde el importe medio de la reparación ronda los 1.000 euros, lo que supone, en muchas ocasiones, superar el valor de mercado de vehículo. Casos en los que los propietarios no pueden hacer frente a la factura o no les resulta rentable asumir la reparación de su vehículo que suponen para los talleres unas pérdidas anuales superiores a los cuatro millones de euros; tanto por las reparaciones no pagadas como por la pérdida de negocio que supone el espacio ocupado por estos vehículos, así como por los gastos de estancia reglamentarios que resultan impagados.

Ganvam concluye que el abandono de los vehículos en los talleres es un problema crónico del sector agudizado por el envejecimiento del parque, a pesar de la modificación de la ley de Seguridad Vial en 2012, a iniciativa de Ganvam, que permitió al  taller desprenderse del coche y enviarlo a un centro autorizado de tratamiento cuando el propietario no se lo llevara ni le pagara la factura correspondiente, lo que ha permitido que el impacto negativo para el sector se reduzca más del 80%.

De hecho, Ganvam asegura que antes de este cambio legislativo, el taller acostumbraba a mantener el coche en sus instalaciones por tiempo indefinido y asumir los gastos que suponía, lo que generaba unas pérdidas de más de 100 millones de euros anuales al sector. Desde que se introdujo esta modificación, los talleres han duplicado el volumen de vehículos enviados al desguace, al pasar de cerca de 2.559 vehículos anuales en 2012 a los 5.656 del año pasado.

¿Qué hacer al respecto?

La asociación insiste en la necesidad de poner en marcha un plan de incentivo al achatarramiento que, respetando la neutralidad tecnológica, ayude a retirar de la circulación los vehículos más antiguos y dinamice la demanda apoyando la compra de un modelo nuevo o seminuevo. “Seis de cada diez vehículos que vuelven a formar parte del circuito de ocasión tienen más de nueve años. Es necesario depurar la oferta para evitar que los modelos más antiguos repercutan negativamente en el sector, en los objetivos de calidad del aire y, por supuesto, en la seguridad vial”, asegura Ana Sánchez, directora general de Ganvam.