Los talleres madrileños, atados de pies y manos…

Los talleres de reparación de Madrid piden ayudas como las que se han dado al sector de la hostelería o a las peluquerías, para mejorar sus cuentas, lastradas por los efectos de la pandemia y la subida de la luz y el gas.

Los propietarios de los negocios de reparación madrileños alzan la voz de alarma. Y es que a la pandemia del Covid que sigue causando estragos en estos establecimientos, se unen la escasez de suministros y la factura de la luz, que no para de subir…

Un claro ejemplo de la crisis por la que están pasando los talleres hoy en día para salir adelante se encuentra en Orocar, un negocio de reparación de vehículos ubicado en Leganés, Madrid, que ha contado en una entrevista para Buenos Días Madrid -que puedes ver pinchando en este enlace– cómo se ha visto afectado por la crisis derivada de la pandemia.

En el programa televisivo, José, de Orocar, aseguraba que, en el sector de la reparación, se sienten “atados de pies y manos” por las marcas, por la escasez de piezas de las marcas para realizar las operaciones de reparación en los vehículos. Lamentaba lo mucho que están tardando los fabricantes automovilísticos en suministrarles las piezas.

Asimismo, a la escasez de piezas y la tardanza en el suministro de recambios por parte de las marcas, se suman los efectos de la subida de la luz y el gas, y la falta de ayudas -como una bajada de IVA o exención de impuestos- al sector de la reparación. Por no mencionar la notable reducción del poder adquisitivo de los usuarios, lo que trae como consecuencia que pongan en un segundo o tercer plano reparar sus vehículos.

De hecho, tal y como explicaba Orocar a Buenos Días Madrid, en su taller han notado una bajada de hasta un 60% de su clientela. Ante esta situación, reclaman ayudas para mejorar sus cuentas y mantener a flote sus negocios, como las que se han dado a la hostelería y a las peluquerías. “Ahora mismo, nos entran unos 30 vehículos al mes, mientras que antes de la pandemia, triplicábamos esta cifra”, comentaba José.

Además, afirmaba que en su negocio llevan nueve años manteniendo las mismas tarifas, porque el cliente regatea y busca la oferta más económica. Asegura que hay clientes que llegan con las piezas que quieren que les sustituyan en el taller, conseguidas en portales de Internet. Lo que les supone también una pérdida económica, ya que no pueden permitirse bajar más los precios ante esta situación de crisis que están viviendo.

Melett

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorEl blog de Manel Báez: “Un reconocimiento para ell@s”
Artículo siguienteMultas de hasta 30.000€ al taller que instale inhibidores de radar

¡Suscríbete a nuestro newsletter!