Los talleres reciben numerosas reclamaciones en Consumo

El Portal del Consumidor de la Comunidad de Madrid asegura que el sector de los talleres genera muchas reclamaciones a Consumo. Por ello, hacen hincapié en una serie de obligaciones que deben cumplir estos negocios, así como establecen diversas recomendaciones para los usuarios.

La Comunidad de Madrid alerta de que los talleres de reparación de vehículos generan numerosas reclamaciones en Consumo. Ante ello, el Portal del Consumidor señala una serie de obligaciones que tienen este tipo de negocios como, por ejemplo, cumplir con la normativa establecida y ser especialistas en su rama de actividad.

Asimismo, los talleres deben estar legalmente habilitados y clasificados para poder ejercer su actividad, así como tienen la obligación de estar inscritos en el Registro Integrado Industrial y deben tener asignado un número de identificación.

Transparencia con el cliente, clave para el negocio del taller

Por su parte, la Comunidad de Madrid hace algunas recomendaciones dirigidas a los usuarios a la hora de elegir el taller para la reparación y el mantenimiento del vehículo. En este sentido, el factor clave para el negocio del taller es la transparencia con el cliente, con el objetivo de generar una relación de confianza con él.

Por ello, para crear esa relación de confianza, el taller debe entregar a sus clientes un resguardo de depósito siempre que dejen su vehículo en el establecimiento, ya sea para elaborar un presupuesto o para llevar a cabo una reparación previamente aceptada.

Además, el centro de reparación debe informar al propietario de si la elaboración del presupuesto tiene algún coste, así como en este se deben incluir, entre otros, las reparaciones previstas, las piezas a sustituir o reparar, el precio total desglosado y la fecha prevista de entrega.

Con respecto a la factura, esta ha de entregarse al cliente firmada, sellada y desglosada por conceptos y operaciones efectuadas, horas empleadas y piezas utilizadas. En referencia a estas últimas, los talleres deben utilizar siempre recambios nuevos y adecuados al modelo de vehículo que se va a reparar. Sólo si el cliente da su consentimiento, las piezas pueden ser usadas o reconstruidas.

También es importante tener en cuenta que, en caso de que el profesional detecte más problemas tras la reparación, este debe comunicarlos antes al propietario del vehículo e informarle del importe del arreglo de las nuevas averías.

Las reparaciones tienen una garantía de tres meses o 2.000 kilómetros recorridos, por lo que, si durante este periodo, el vehículo del cliente se avería en las partes reparadas, el taller debe arreglar el fallo de forma gratuita.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here