Los tipos de baterías más comunes para el coche

SPG Talleres informa sobre los cinco tipos de baterías más habituales para el coche y sus ventajas e inconvenientes.

SPG Talleres, la red de talleres de Serca, muestra los tipos de baterías más habituales para el coche que hay que tener localizadas con el objetivo de sacarle el máximo rendimiento a este componente.

La batería es un componente indispensable para poder circular con el coche. ¿Por qué? Porque al actuar como un acumulador de energía, éste se convierte en una fuente de alimentación y se encarga de aportar la corriente eléctrica necesaria para poner en funcionamiento el vehículo (arrancarlo, poner las luces, etc.).

A pesar de que la batería se recarga automáticamente con el propio motor del coche, ésta tiene una vida limitada y en algún momento hace falta sustituirla. Por lo tanto, según la red de talleres de Serca, es bueno tener algunos conocimientos dado que existen distintos tipos de baterías y cada una funciona mejor en unas determinadas circunstancias o vehículos.

Asimismo, es importante cuidar el estado de la batería con revisiones y mantenimientos periódicos, además de comprobar su carga cada cierto tiempo. Estos son los tipos de baterías para el coche más comunes que existen en el mercado.

Las baterías más frecuentes, debido a lo económicas que resultan –desde 40 euros, aunque en función del amperaje y marca, las hay de hasta 100-, son las baterías de celdas húmedas, que funcionan a través de unas placas de plomo, una negativa y una positiva, suspendidas de manera libre en ácido sulfúrico. La negativa se sitúa aislada y sellada con el fin de evitar que la placa positiva se deteriore. Otra ventaja que tiene este tipo de baterías, aseguran, es que apenas necesitan mantenimiento y que, en caso de avería, sólo hace falta cambiarla y ya está.

Las baterías de calcio, muy parecidas a las anteriormente mencionadas, se caracterizan por que sus placas están hechas con una aleación de calcio, lo que da lugar a dos grandes ventajas, según informa la red de talleres: evitar la corrosión y salvar hasta un 80% más de fluido, además de darles una vida útil más larga. No obstante, si se sobrecargan se pueden dañar definitivamente.

SPG afirma que las burbujas que fluyen dentro del líquido son importantes, ya que son las responsables de mezclar las distintas densidades de los ácidos. El precio de estas baterías suele ser de menos de 80 euros ya que también son muy comunes.

Las baterías VRLA (Valve Regulated Lead Acid) hacen referencia a las válvulas de seguridad que están presurizadas dentro de la caja de la batería –no puede perder líquidos porque el gas está presurizado en estado líquido-. Este tipo de baterías tienen dos diseños diferenciados: las baterías Gel, las cuales utilizan silicona para solidificar el ácido, cuestan entre 80 y 200 euros, y no son las más recomendables para un motor de arranque; y las baterías AGM –más conocidas como “secas”-, que usan un separador de fibra de vidrio para mantener el electrolito en su lugar, lo que tiene como consecuencia que la resistencia interna sea muy baja. Además, tienen buena potencia y su precio se sitúa entre los 40 y los 250 euros.

Otra clase de baterías comunes son las de ciclo profundo, aunque no son tan habituales en coches debido al alto ratio de descarga, proporcionan energía durante un período largo de tiempo gracias a sus placas más gruesas. Son más frecuentes en coches eléctricos y otro tipo de vehículos que realicen un alto uso de la energía eléctrica, y además son muy caras ya que parten de los 150 euros en adelante.

Por último, SPG Talleres nombra a las baterías de Iones de Litio (Li-Ion) como otra de las más comunes. Son similares a las de los móviles, portátiles o cámaras de fotos, pero más grandes. La ventaja es que otorgan mayor autonomía a los vehículos y la destaja es que su rendimiento en temperaturas frías es menor respecto al resto. Esta clase de baterías es habitual en ciertos modelos de coches de alta gama, de edición limitada o para alimentar coches eléctricos, posiblemente porque su precio se sitúa desde los 800 euros.

Continental ATE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorRecambios del Olmo forma en híbridos a los talleres SPG
Artículo siguienteCorteco sigue ampliando sus referencias

¡Suscríbete a nuestro newsletter!