Los usuarios con coche conectado quieren obtener descuentos al ceder sus datos

texa patrocinado

coche-conectado-onstarEl coche conectado, que cada día está más cerca del usuario final, se ha convertido en todo un ‘filón’ para las empresas. Este año se venderán en todo el mundo casi 50 millones de vehículos equipados con sistemas que convierten esos coches en prolongaciones del smartphone del usuario hasta el punto de actuar como una caja negra de sus hábitos de conducción gracias a la gran cantidad de datos generados por los sensores.

Según José Ramón Morales, socio del despacho de abogados de Garrigues, afirma que “será necesario que los propietarios de un vehículo den su aprobación para que su información pueda ser utilizada”. Un sector muy interesado en tener acceso a los datos de los coches conectados es el de las aseguradoras. De esta manera, los usuarios esperan que la compañía les haga una rebaja en el precio a cambio de permitirles el acceso a los datos de su coche, según una encuesta elaborada por la consultora Accenture.

Aunque la intensidad y las potencialidades de la conectividad en el automóvil irá creciendo, hoy ya es posible que un coche tenga funciones propias de una caja negra. Un ejemplo es la app de Seat, que permite grabar recorridos que podrían ser utilizados como pruebas en un accidente. Y el nuevo Citroën C3, que se fabricará en la planta de Opel de Figueruelas, va equipado con una cámara frontal.

“En Seat hemos optado porque la propiedad de los datos que genera el coche conectado sea del usuario y por pedir siempre su consentimiento para utilizarlos”, indica Leyre Olavarría, responsable de conectividad de Seat. Ese mismo principio es la base de la campaña lanzada por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) con el explícito lema de ‘Mi coche, mis datos’. La FIA defiende el derecho de los conductores a decidir sobre la privacidad de los datos que generan sus coches y la posibilidad de elegir entre diferentes proveedores de servicios.

Mobile World Congress

Este lunes ha dado comienzo en Barcelona el Mobile World Congress (MWC), que se convertirá de nuevo en un escaparate y un acelerador de la simbiosis entre teléfonos móviles y coches. El nuevo mercado de coches inteligentes seguirá creciendo de forma exponencial en los próximos años hasta sumar en el 2022 un total de 700 millones de vehículos conectados a internet, según algunos estudios. “Estar conectado es algo imprescindible hoy en día y en todo momento, también en el coche», asegura Olavarría.

La importancia de la conectividad y de la gestión de los datos que proporcionan los smartcars ha llevado al grupo Volkswagen a crear un centro de big data en Barcelona que dependerá de Seat. Los 50 empleados de alta cualificación que trabajarán en el nuevo centro tendrán como principal misión analizar datos proporcionados por los vehículos para diseñar apps para mejorar la movilidad en las grandes ciudades.