Los vehículos nuevos deberán pasar un test de ciberseguridad

Todos los coches homologados para ser vendidos en la UE a partir del 1 de julio de 2022 deberán contar con un certificado de ciberseguridad. Lo dice la norma ONU / UNECE WP.29, que entró en vigor el pasado 22 de enero de 2021.

Muchas de las tecnologías que incorporan hoy los vehículos les hacen elementos vulnerables a posibles ataques cibernéticos. La llegada de la conectividad -que permite la comunicación en tiempo real con el vehículo- no ha hecho más que incrementar la necesidad de establecer unos patrones de seguridad adecuados.

Conscientes de ello, las autoridades de numerosos países se pusieron manos a la obra en el marco del Foro Mundial para la Armonización de la Reglamentación sobre Vehículos, un grupo de trabajo (WP.29 de ahí el nombre de la norma) de la División de Transporte Sostenible de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa (CEPE). En lo que respecta a la UE -aunque más países han adaptado esta normativa-, a raíz de las conclusiones de este grupo de trabajo, el pasado mes de enero se publicó un reglamento que establece una serie de requisitos para los vehículos que sean homologados en el territorio de la Unión a partir del próximo mes de julio de 2022 -para todos los vendidos a partir del 1 de julio de 2024-.

Una norma que afecta a coches, autobuses, camiones, autocaravanas y remolques, así como a los vehículos ligeros de cuatro ruedas si están equipados con funciones de conducción automatizada a partir del nivel 3 dotados, al menos, con una unidad de control electrónico; y que obligará a las marcas constructoras a cumplir con una certificación para cada modelo que lancen al mercado.

Para obtener el certificado de ciberseguridad -que otorgarán entidades independientes, no serán las propias marcas quienes certifiquen sus vehículos-, se exige que el vehículo esté protegido frente a setenta posibles vulnerabilidades (garantizan la seguridad el vehículo en todos los procesos de su vida útil: desde que se vende, hasta que se desguaza). La normativa no indica qué tipos de prueba se deben realizar, pero en España existe una empresa que dispone de un test que evalúa si el vehículo cumple los mencionados requisitos que exige la norma ONU / UNECE: el laboratorio ubicado en Vitoria, Eurocybcar.

En caso de que los fabricantes pongan a la venta en la UE un vehículo que no cumpla con dicha normativa se enfrentarán a sanciones de hasta 30.000 euros por vehículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorLos talleres ilegales, en el punto de mira
Artículo siguienteCómo solucionar una avería en los dos pilotos del portón trasero en un Audi Q3

¡Suscríbete a nuestro newsletter!