Mafias detrás de la venta de coches de segunda mano

“Una auténtica pesadilla”, así describe la víctima de estafa su experiencia al adquirir un vehículo de segunda mano a un concesionario tras el que operaba una red mafiosa.

Fuente: elespañol.es

“Es más común de lo que se piensa”, explicaba fuentes policiales a elespañol.es. El caso de una mujer estafada al comprar un vehículo usado en mal estado en un concesionario controlado por una mafia es más habitual de lo que creemos…

La afectada adquirió un Mercedes de segunda mano por 2.600 euros, firmando un contrato de compraventa que establecía que cualquier reparación y las revisiones tendrían que realizarse en las instalaciones de la empresa… Pero había comprado un coche en malas condiciones, y cada vez que acudía al concesionario para su reparación salía peor de lo que había entrado: cuentakilómetros trucados, cuentarrevoluciones sin aguja, piezas de desguace…

“Al darme cuenta de los problemas que tenía el coche, demasiados para uno recién comprado, llamé a la empresa y lo comuniqué. Me ofrecieron un vehículo de sustitución mientras lo reparaban, pero la supuesta reparación duró más de un mes”, explica la afectada al medio online. “Al final me propusieron cambiar el Mercedes por otro coche, un Opel Astra, después de haberles dejado malas valoraciones en internet”.

Pero tuvo la misma suerte. El vehículo de sustitución ha necesitado múltiples reparaciones, y, de hecho, se encuentra en el taller del mencionado concesionario… Pero no sólo, la mujer también asegura haber sido extorsionada: sufre chantajes, según indica, por parte del dueño de la empresa, un hombre de un país del este europeo. “He cursado una denuncia por extorsión, he puesto una reclamación en consumo y he solicitado mediación. Pero el propietario conoce bien los vericuetos legales de su negocio”.

Según la misma fuente, si al adquirir un vehículo de segunda mano comienzan a aparecer averías por vicios ocultos no mencionados por el vendedor, la mayoría de las veces existe la posibilidad legal de exigir la reparación o la devolución del coche y el reintegro del dinero. Si es una transacción entre particulares, suele aplicarse el Código Civil. En el caso de la denunciante, al ser en un concesionario, está amparada por el Real Decreto Legislativo 1/2007 (Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios. Pero es difícil, dicen desde el portal online, que un consumidor llegue a juicio para reclamar una cantidad relativamente pequeña por la compra de un coche de segunda mano.

Tal y como indican la Policía y la Guardia Civil a elespañol.es, este tipo de estafas se lleva a cabo por ‘mafias’ organizadas que se dedican al robo, manipulación (la estafa más habitual es el trucaje del cuentakilómetros) y tráfico ilícito de vehículos. Las víctimas, al menos este año, ya son más de un centenar.