Mejor no jugársela con los gatos hidráulicos…

En el último número del periódico de La Comunidad del Taller, hablamos con Javier Garay, director comercial de MEGA, para profundizar en un aspecto básico, y a menudo poco tratado en relación al equipamiento pequeño y mediano de elevación (los gatos de toda la vida, vaya) en el taller: las medidas de seguridad. ¿Cuál es la normativa al respecto?

Sorprendentemente poca. Más bien depende de cada fabricante que sus productos cuenten con mayor o nivel de seguridad… ¿Y qué medidas toman ellos, concretamente?

Muchas, ya verán. Con los gatos hidráulicos lo mejor es apostar seguro…

MEGA es fabricante de equipamiento hidráulico aplicado a la industria y a la automoción desde 1940, de elevación parcial -para elevar un lado o un elemento del vehículo, por ejemplo. Dentro de su gama de productos, destacan especialmente los gatos hidráulicos, como los gatos de botella, gatos de carretilla -hidráulicos u oleoneumáticos-, gatos de foso, grúas… También las prensas hidráulicas.

Teniendo en cuenta la importancia que tienen este tipo de productos para la labor del taller y el gran desgaste que sufren a lo largo del tiempo, es necesario contar con unas medidas que garanticen la seguridad de los operarios mientras se utiliza un gato hidráulico. Por eso, desde MEGA quieren resaltar que hoy en día “no existe una ley que haga cumplir las normas de seguridad al fabricar los gatos hidráulicos. Es el propio fabricante el que determina que su producto cumple las normas establecidas. No hay control institucional alguno a este respecto, con el riesgo que eso conlleva. El cliente se tiene que creer que los gatos que compra cumplen las normas de seguridad necesarias”.

En este sentido, Javier Garay destaca que, hoy en día, los equipos hidráulicos que quieran ser comercializados en la Unión Europea deben tener el marcado CE – que demuestra que el fabricante ha evaluado el producto y se considera que este cumple los requisitos de seguridad, sanidad y protección del medio ambiente exigidos por la UE -, un certificado que debe conseguir el fabricante como “único responsable de declarar la conformidad del producto con todos los requisitos”, según informan desde la UE.

Aparte de esta normativa -que es la única obligatoria, por así decirlo, que deben tener los fabricantes-, los productos MEGA cumplen además la UNE-EN 1494:2001+A1, normativa europea que especifica los requisitos y las medidas de seguridad técnicas para los gatos móviles o portátiles y los equipos de elevación asociados con el fin de eliminar o reducir los riesgos acarreados por peligros importantes.

“No existe una ley que obligue a cumplir las normas de seguridad en los gatos hidráulicos. Es el propio fabricante el que determina que su producto cumple las normas establecidas. No hay control institucional alguno a este respecto, con el riesgo que eso conlleva”.

Tal y como recoge UNE -único Organismo de Normalización en España designado por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad ante la Comisión Europea-, “esta norma se aplica a los equipos de elevación móviles y diseñados para trabajar bajo cargas, utilizados de forma única o múltiple, con el objeto de levantar o bajar en parte o totalmente un vehículo o una carga en uno o varios puntos de elevación (excluyendo la elevación de personas), considerando que está prohibido trabajar bajo la carga elevada, a menos que se tomen medidas de seguridad adicionales para asegurar la carga en su posición”.

Ante la situación tan “laxa” con respecto a la normativa que deben seguir los fabricantes de equipos hidráulicos, el director comercial de MEGA considera necesario que exista un control para estos productos, “un organismo que certifique que nuestros gatos cumplen las normas de seguridad”.

De hecho, desde la compañía aseguran que son uno de los pocos fabricantes de equipo hidráulico que sí han contratado un organismo independiente, en su caso Bureau Veritas, que acude a sus instalaciones a certificar que cada uno de sus productos cumple los estándares que ellos mismos se fijan: “Bureau Veritas envía a un perito a que verifique que nuestros gatos o elevadores levantan lo que indica la etiqueta: un 50% más de la capacidad nominal del producto”, afirma Garay. “El perito se encarga de probar muestras aleatorias de cada uno de nuestros productos y cerciorar que cumplen la normativa para la que se ha probado. Así, se aseguran de que nuestros productos son adecuados para salir al mercado.

Por ejemplo, este organismo externo contratado comprueba que un gato de 3 toneladas puede levantar ese peso 150 veces seguidas mínimo”, explica.

“Ponemos los medios para que no haya problemas”

Como manera de distinguirse de la competencia y de salvaguardar la salud de los profesionales del taller, la compañía ha establecido una serie de medidas de seguridad que equipan todos los productos que fabrican.

Medidas impuestas por ellos mismos: “Desde MEGA sabemos que el usuario en su afán de dar servicio rápido al cliente puede cometer excesos con los productos y, ante ello, los fabricantes debemos tenerlos en cuenta y poner los medios para que no haya problemas”.

Desde la compañía aseguran que son uno de los pocos fabricantes de equipo hidráulico que sí han contratado un organismo independiente, en su caso Bureau Veritas, que acude a sus instalaciones a certificar que cada uno de sus productos cumple los estándares que ellos mismos se fijan.

La primera de ellas sería el llamado sistema ‘hombre muerto’: “Se trata de un sistema de seguridad que paraliza la operación de descenso en caso de que el operario pierda involuntariamente el control. Consideramos que este sistema es muy importante ya que la mayoría de las muertes en el sector se deben a estos fallos. El sistema ‘hombre muerto’ está incorporado en todos nuestros productos (grúas, gatos de carretilla, etc.)”.

La segunda medida en la que hacen hincapié es la válvula de seguridad contra sobrecargas, un sistema que evita que, “si el gato está diseñado para levantar 3 toneladas, dejará de elevarse en cuanto se supere ligeramente este peso. Con lo que se pretende evitar que una sobrecarga dañe el gato y peligre la carga. Es decir, evita que se cargue más peso del estipulado, aunque el gato, por capacidad estructural, pueda soportar más”, apunta Garay.

Por último, MEGA pone en relieve otras dos medidas de seguridad que tienen todos sus productos. Por un lado, está el Final de Carrera, que sirve para delimitar el recorrido del pistón. Así, “si el gato sube 150mm, se parará en 150mm, aunque el producto tenga capacidad para más”.

Por otro lado, se encuentra el Sistema de Control de Descenso (LCS – Lowery Control System por sus siglas en inglés) que controla el descenso del gato. “Este sistema entra en funcionamiento cuando el gato está sometido a carga. El descenso con carga va a ser siempre sueva y controlado”, señala el director comercial de MEGA.

“Queremos que nuestros clientes estén tranquilos”

A los ojos de MEGA, estas medidas deberían aplicarse en todos los equipos hidráulicos comercializados, sin embargo, según asegura, no es el caso. Por ello, la compañía ofrece un valor añadido más a sus productos: la garantía de que, si sus productos fallan, se harán cargo: “Nos hacemos cargo de cualquier incidencia que pueda ocurrir con nuestros gatos. Tenemos un seguro de responsabilidad civil que cubre cualquier daño o problema de salud que pueda sufrir un operario, en caso de que falle alguno de nuestros equipos. Pasen los años que pasen, MEGA se hace cargo”, afirma Javier Garay. Están seguros de sus productos…

Como manera de distinguirse de la competencia y de salvaguardar la salud de los profesionales del taller, MEGA ha establecido una serie de medidas de seguridad que equipan todos los productos que fabrican.

“Nuestro deber como fabricante es recordar al cliente la importancia que tiene que estos equipos sean seguros y cuenten con medidas de seguridad reales. Somos conscientes de que la mayoría de los talleres llevan el producto al límite. Pese a que son productos que fallan poco y no requieren de mucho mantenimiento (como mucho, rellenar el aceite, darle un poco de grasa a las piezas móviles para que no hagan ruido, limpieza, cambio de rueda, etc.), los gatos hidráulicos necesitan contar con medidas de seguridad que salvaguarden la salud de los profesionales de la reparación. Consideramos que no hay que comprometer la seguridad NUNCA”.

Seguridad antes, durante y después

Y es que, para MEGA, con la seguridad no se juega: es algo esencial a tomar en cuenta en la fabricación de equipos hidráulicos. “Además de las propias medidas de seguridad y la garantía, todos nuestros productos vienen con un manual de instrucciones en cinco idiomas en el que enumeramos cómo funciona el producto y sus características, además de que en la etiqueta del gato se muestran las medidas de seguridad a seguir. Pero no sólo. Nuestro equipo comercial se encarga de transmitirlo al mercado.

Para nosotros, es muy importante que el cliente esté tranquilo con nuestro producto. Sabemos que el profesional del taller sabe manejar nuestros equipos hidráulicos, pero a su vez queremos que tenga claras las medidas de seguridad en caso de que ocurra un accidente. Queremos que el operario esté tranquilo”, señala el director comercial de la compañía.

Por tanto, MEGA cuida el antes, el durante y el después de la comercialización de sus gatos hidráulicos.

“Tenemos un servicio técnico propio que, cuando el producto está en garantía, se encarga de recogerlo y de repararlo. Mientras que, si está fuera de garantía, derivamos al cliente a cualquiera de nuestras oficinas locales situadas a lo largo y ancho de la geografía española, enviándolo al servicio más cercano. Y además contamos con un servicio de asistencia técnica telefónica a través del cual solucionamos cualquier consulta al respecto de los equipos”, continúa.

“Sabemos que el profesional del taller sabe manejar nuestros equipos hidráulicos, pero a su vez queremos que tenga claras las medidas de seguridad en caso de que ocurra un accidente. Queremos que el operario esté tranquilo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anterior‘A portón cerrado’ y de noche, así trabajan los talleres ilegales…
Artículo siguienteMarketing para talleres: logra más opiniones en Google My Business

¡Suscríbete a nuestro newsletter!