Cómo mejorar el rendimiento en la frenada: verdades y mentiras

Debido a la importancia que tienen los frenos para una conducción segura, Road House aborda los mitos más comunes que existen acerca de la mejora del rendimiento de los frenos y explica por qué no hay que hacerles caso.

Dada la importancia que tienen los frenos para una conducción segura y, por ende, para evitar accidentes, desde el blog Km0 de Road House aconsejan cambiar de forma periódica las pastillas de freno y el líquido de freno.

Algunos conductores desean mejorar el rendimiento de sus frenos de la frenada y por ello RH recomienda acudir a los talleres para que les informen sobre las diferentes maneras de realizarlo.

De todas formas, desde la compañía especialista en frenos analizan los mitos más comunes que existen acerca de la mejora del rendimiento de los frenos.

Mito 1: Es bueno cambiar los discos de freno por unos más grandes

Aunque pueda parecer que los discos de freno de mayor tamaño mejoran el rendimiento de los frenos, apenas lo hacen.

¿Por qué?

Los componentes de frenado de un vehículo se ajustan antes de que el vehículo abandone la planta de producción. Recordad que el tamaño del disco de freno depende del tamaño de las ruedas, así como de su diseño de serie, peso y de la distribución de los frenos delanteros y traseros.

Así que:

Cambiar los discos y las pastillas por unos nuevos, respetando el tamaño original de los componentes, puede mejorar de manera muy efectiva el rendimiento en la frenada. Por tanto, se recomienda a los talleres sustituirlos por discos nuevos que respeten el tamaño original.

Mito 2: Es bueno cambiar las pastillas de freno por unas nuevas con un coeficiente de fricción más elevado

  1. De hecho, un coeficiente de fricción demasiado elevado puede empeorar el rendimiento de la frenada.

¿Por qué?

Si el coeficiente de fricción es demasiado elevado, los frenos pueden bloquearse, haciendo que los neumáticos resbalen y que el vehículo derrape, lo que supone una seria amenaza para la seguridad en la conducción.

Así que:

Es importante que el coeficiente de fricción de las pastillas de freno permanezca estable, especialmente en altas temperaturas, esta cualidad se obtiene en las pastillas de alta calidad.

Mito 3: Es bueno cambiar los frenos de tambor por frenos de disco

A pesar de que los frenos de tambor aún se usan en las ruedas traseras de algunos turismos, mucha gente no quiere los frenos de tambor y desean reemplazarlos por frenos de disco porque piensan que el rendimiento de los primeros es mucho menor que el de los segundos.

¿Cuál es la realidad?

Que la fuerza de frenado de los frenos de tambor es superior a la fuerza de los frenos de disco. De igual forma, el rendimiento de la frenada de los frenos de tambor no tiene por qué ser inferior a la de los frenos de disco. De hecho, el cambio de frenos de tambor a frenos de disco puede implicar un gran número de modificaciones en el sistema de frenado en general, lo que hipotéticamente podría causar problemas en el vehículo y afectar al rendimiento de la frenada.

Así que:

Elegir zapatas de freno de alta calidad, que encajen adecuadamente con la superficie de la parte interior del tambor de freno, puede mejorar de manera muy efectiva el rendimiento en la frenada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorCreate Business tiene nueva web
Artículo siguienteFebi bilstein incorpora nuevos kits de mantenimiento de caja de cambios

¡Suscríbete a nuestro newsletter!