MOOG pone en valor sus servos “inteligentes”

Una nueva línea de defensa contra piezas defectuosas

En el diseño y producción de componentes de suspensión y dirección de automóviles no puede haber ningún error, ya que de ello depende la seguridad del conductor y los pasajeros.

Por eso, MOOG ha querido mostrar que la inversión que ha realizado en las últimas tecnologías de control de calidad y ensamblaje para ayudar a garantizar que todos los componentes de la dirección y la suspensión cumplan con estrictos estándares de calidad y rendimiento.

Lo ha querido hacer a través de un vídeo en youtube, el segundo episodio de “Quality Series” que pretende mostrar de manera visual los controles de calidad que realiza la empresa.

Gultekin Hazer, director ejecutivo de Calidad para EMEA en Tenneco, dijo: «Los fabricantes que tienen la escala y la experiencia para aprovechar los beneficios de la automatización inteligente tendrán un camino claro hacia el liderazgo de calidad sobre aquellos que dependen exclusivamente de humanos para ensamblar y verificar la calidad de las piezas de dirección y suspensión».

Esta misma empresa, Tenneco, ha implementado una variedad de máquinas inteligentes equipadas con sofisticados servomotores y sensores de precisión para garantizar que cada pieza de MOOG ensamblada en Europa esté dentro de las tolerancias estrictas para diferentes características clave del producto. Además, este enfoque de ensamblaje automatizado se combina con inteligencia artificial (IA) para ayudar a que los equipos robóticos «aprendan» no solo cómo identificar las piezas que no cumplen, sino también cómo eliminar problemas de calidad en el futuro.

Servos “Inteligentes”

Un servo, abreviatura de servomecanismo o servomotor, es un actuador electrónico que utiliza medidas de posición, velocidad y par para controlar un proceso de fabricación automatizado. Tenneco ha combinado esta tecnología con la Inteligencia Artificial (IA) para que los procesos de ensamblaje sean 100% precisos y para identificar las piezas que no cumplen con las tolerancias de ensamblaje correspondientes.

Según MOOG, estos servos representan un avance significativo más allá de los procesos de ensamblaje e inspección basados en humanos y aseguran que es una tecnología que ya ha revolucionado la producción de automóviles, electrónica de consumo, dispositivos médicos y muchos otros productos. Dados los estrictos requisitos de calidad de muchas de estas categorías, la empresa ve natural que se aplique la automatización inteligente, y creen que es la estrategia ideal para la producción de piezas de dirección y suspensión.

Tenneco utiliza estos servos “inteligentes” y otras tecnologías automatizadas para eliminar las piezas de producción que presentan errores como la deformación plástica o valores incorrectos del ensamblaje lineal.

Si se dan este tipo de casos, la pieza se retirará automáticamente de la línea de producción y finalmente se desechará. Pero antes de su eliminación, los ingenieros de la empresa utilizan los datos obtenidos gracias a la fabricación inteligente para identificar las causas de esos problemas y evitar que se repitan, convirtiéndose cada vez en un sistema más eficiente, ya que aprende de sus errores.

«Es difícil exagerar la importancia de esta capacidad», declaró al respecto Gultekin Hazer. «Un problema fuera de tolerancia que afecte a una rótula, una junta axial o un extremo de la barra de dirección podría ser muy difícil de detectar para un cliente antes de instalar la pieza en un vehículo».

Melett

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorFaconauto sella un acuerdo de colaboración con Enterprise
Artículo siguienteSe presenta el Programa Digital Kit para la digitalización de las pymes

¡Suscríbete a nuestro newsletter!