“Nuestra generación no verá el coche autónomo de nivel 5 (el máximo)”

El científico Felipe Jiménez se muestra muy tajante respecto a la llegada del coche completamente autónomo.

Su protagonismo en los medios de comunicación se debe más a lo revolucionario de su tecnología que a su posible llegada inminente

El coche autónomo es una de las tendencias que más titulares protagonizan actualmente. Si bien, parece que su presencia en los medios se debe más a lo novedoso de su tecnología (que realmente lo es) que a lo inminente de su llegada.

Teniendo en cuenta que hay seis niveles (del 0 al 5), conviene aclarar las cosas. Hay algunos niveles de automatización que ya están en la calle: el cero (sistemas de alertas sonoros y luminosos), el uno (mantener el coche dentro del carril o el control de crucero, por ejemplo), el dos (automatiza ciertas funciones, pero no cuenta con detección y respuesta ante objetos y eventualidades) y el tres (pueden circular solos en ámbitos controlados, como una autopista, por ejemplo). Lo común de todos ellos es que la atención del conductor debe ser máxima.

El cuatro (no necesita de la atención del conductor en situaciones muy controladas, como una autopista) y el cinco (no necesitaría ni siquiera volante…) son otra historia. Según la comunidad científica (que de esto saben bastante), el cinco no lo verá nuestra generación y el cuatro no llegará hasta que las infraestructuras no estén preparadas. Y para esto también queda mucho.

Coches autónomos: “No veremos el nivel 5”

PSA afirma que “en 2025 ya estará permitido un nivel 4 de conducción autónoma en las autopistas, lo que permitirá no tener las manos en el volante o que el conductor pueda ir dormido”. Pero la comunidad científica no lo tiene tan claro. Felipe Jiménez, director de la unidad de Sistemas Inteligentes en Vehículos del Instituto Universitario de Investigación del Automóvil (INSIA) de la UPM, lo niega rotundamente.

Y explica por qué: “Puede haber una automatización completa del vehículo en autopista, pero lo de ir dormido en 2020 es imposible”. El nivel 4 por tanto está lejos de ser alcanzado. Jiménez no niega que pueda llegar, pero deben darse antes unas condiciones necesarias: “Antes de nada debería existir un sistema de comunicación cooperativa”. Habla de conectar los vehículos entre sí y con las infraestructuras: “Sólo así se podría llegar a un nivel 4 real”. Módulos fáciles de incorporar en los vehículos, pero algo más complicado en las carreteras, ya que debería haber uno cada kilómetro de asfalto a un precio hoy de 2.000 euros por ‘aparato’.

Con el nivel 5 es todavía más tajante: “No lo verá nuestra generación”.

Para los talleres todo esto no será ningún salto al vacío: “Deberán entrar a manejar el software de estos vehículos y formarse en la calibración de los sistemas ADAS; pero creo que para ellos tampoco será un salto al vacío. Ya se enfrentaron antes a un cambio mucho más grande, como fue el de la introducción de la electrónica y la diagnosis en los vehículos”, explica el propio Jiménez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir en Facebook

Compartir
Artículo anteriorCoches diésel y eléctricos: ¿quién ganará la batalla?
Artículo siguienteProteger la mano de obra

¡Suscríbete a nuestro newsletter!