Paralizada la moratoria de Madrid Central

Los conductores que accedan indebidamente a este área de bajas emisiones recibirán la sanción que se interponía hasta el pasado lunes.

Un tira y afloja continuo. Así es cómo está Madrid Central, que el pasado 1 de julio se puso en pausa -hasta el 30 de septiembre- para volver a entrar en vigor unos días después. El nuevo Ayuntamiento de Madrid acabó con las restricciones a los vehículos privados en el centro de la capital, vigentes en la zona de Gran Vía desde el pasado 30 de noviembre y desde hace años en las áreas de prioridad residencial de Lavapiés, Huertas, Ópera y Embajadores.

Ahora, el juzgado de instrucción número 24 de Madrid ha paralizado cautelarmente la moratoria de las multas en Madrid Central tal y como solicitaron el pasado viernes 5 de julio Ecologistas en Acción y Greenpeace en un recurso contencioso administrativo.

Tal y como se hace eco la versión digital de Cadena Ser, el magistrado resalta que de no adoptar la suspensión cautelar se perdería “la finalidad legítima al recurso”, debido a que “se habría producido una evidente emisión de gases contaminantes en la zona de Madrid Central por la entrada de vehículos contaminantes no autorizados, que al no ser sancionados durante el periodo de aviso, entraran sin limitación ni control alguno”.

El pasado viernes 5 de julio ambas organizaciones interpusieron el recurso en nombre de la Plataforma en Defensa de Madrid Central, solicitando una cautelarísima para paralizar inmediatamente la moratoria a las sanciones económicas, que arrancó el pasado 1 de julio y que se prologaba hasta el 30 de septiembre.

Así, el juzgado devuelve su estado original a Madrid Central, lo que supone que los conductores que accedan indebidamente a este área de bajas emisiones recibirán la sanción que se interponía hasta el pasado lunes.

Unos de celebración y otros en pie de guerra

Por su parte, Greenpeace y Ecologistas en Acción celebran la medida cautelar del juez al considerar que no es aceptable que haya una ciudad en Europa que no tenga una zona de bajas emisiones.

El responsable de movilidad de Greenpeace España, Adrián Fernández, asegura que la razón por la que han presentado el recurso es que el Ayuntamiento “ha demostrado que han impuesto esta moratoria sin tener ni un solo plan, ni una sola idea de cuáles son los cambios que pretenden hacer con Madrid Central”. Asimismo, consideran que la moratoria sólo genera incertidumbre y que recurren por entender que la normativa de Madrid Central sigue vigente, pero la moratoria la desactiva.

No obstante, aunque el Ayuntamiento -que ahora tiene tres días para presentar alegaciones- ha aceptado las decisiones judiciales, quiere seguir adelante con su proyecto de eliminar Madrid Central. Por el momento, el consistorio presentará recurso al auto del juez sobre la paralización de la moratoria.