Pasar la ITV, ‘imposible’ en Baleares: “La gente está que echa humo”

Las cuatro estaciones de inspección técnica de vehículos de Mallorca muestran una preocupante saturación. Los medios locales apuntan al excesivo parque circulante al que tan solo prestan servicio estas cuatro estaciones, pero los empresarios de la zona apuntan también a otros posibles motivos... En cualquier caso, hasta prácticamente septiembre es casi imposible conseguir cita.

Una situación que afecta por igual a profesionales y conductores particulares, lo cual no se entiende demasiado teniendo en cuenta por ejemplo que la patronal balear de talleres, ASEMA, emitió hace algún tiempo, y de forma oficial a los organismos pertinentes, la petición de que estas estaciones de ITV abrieran una línea específica para profesionales. Una demanda que no hace falta decir que no fue atendida.

Sea como fuere, conseguir cita para pasar la inspección técnica en alguna de las cuatro estaciones de ITV de Mallorca es casi como poner una pica en Flandes. Hasta septiembre, nada (excepto algún día suelto del mes de agosto). El calendario de citas está saturado debido, según algunos medios locales, al gran número de vehículos que circulan por la isla.

Pero lo cierto es que los empresarios de la zona consultados por este medio apuntan también a otras causas que podrían contribuir a la situación generada y que tienen que ver con el propio funcionamiento de las estaciones en la provincia: “Si abrieran los fines de semana se agilizaría mucho el servicio; por no hablar de que las esperas en la cola de la ITV, incluso cuando tienes cita previa, pueden superar las dos horas. ¿Cómo podemos enviar a nuestros trabajadores a pasar la ITV de los coches de nuestros clientes en esta situación?, ¿cobramos dos horas de mano de obra?, ¿qué podemos decir a nuestros clientes? El problema que tenemos es muy grave”, explicaba uno de ellos: “La gente está que echa humo…”.

Y es que no es para menos teniendo en cuenta que se trata de una situación que llega en el peor momento -el verano es la época de mayor actividad para los negocios de reparación de vehículos de la zona- y sobre una de las líneas de flotación para cualquier taller -las operaciones pre y post ITV representan de media cerca de un 20% de la facturación-.

¿Y si hay un accidente?

Por todos es sabido que la ley prohíbe que un vehículo que no tenga la ITV al día pueda circular por las carreteras de nuestro país. De este modo, si se incumple con la legislación, la normativa contempla las sanciones económicas pertinentes -e incluso la inmovilización del vehículo-. Aun así, conscientes de la situación que se está viviendo, las autoridades pertinentes están por ahora imponiendo muy pocas sanciones a los conductores en la zona: “Si el conductor demuestra que ha pedido cita, normalmente no se le sanciona”, confesaba un miembro de la Guardia Civil de Tráfico en declaraciones a un medio local.

El problema, tal y como relataba uno de los empresarios mallorquines, podría venir en caso de que tuviera lugar un accidente: “¿Qué sucedería? Porque las autoridades que están vinculadas a la Administración balear pueden ser más flexibles, y es lógico; pero, ¿y si hay un accidente?, ¿el usuario estaría respaldado por su seguro si hubiera tenido esa voluntad de pasar la ITV?”. Lo mejor será que la realidad no tenga que ser la que despeje dudas en este caso…

Un problema que tiene lugar, cosas de la vida, en la capital de la única comunidad autónoma que aprobó su particular Ley de Cambio Climático y Transición Energética. El parlamento balear aprobó el pasado mes de febrero una serie de medidas destinadas a prohibir la circulación de vehículos diésel en 2025 y del resto de vehículos contaminantes en 2035. Debe ser que la Administración regional no contempla la ITV como un servicio que contribuye a mejorar la calidad del aire. De ser así, trabajaría para solucionar una situación que pone las cosas difíciles a los conductores y, especialmente, a los profesionales en la provincia.

Seguiremos informando…