Por qué es importante hacer revisiones habituales de los frenos

Road House analiza la importancia de revisar de forma periódica los componentes del sistema de frenado, como las pastillas y discos de freno.

En los talleres mecánicos debería ser habitual que cada vez que se realice la revisión de un vehículo se inspeccionaran los componentes del sistema de frenado, como las pastillas y discos de freno. Sería una garantía para que se circulara con seguridad y de que el vehículo estaría en buen estado.

En Road House km0 abogan por esa revisión cotidiana sobre todo de pastillas, discos y líquido de frenos. El proceso de inspección parece simple pero es crucial realizarlo.

Cómo deben ser las revisiones de las pastillas de freno

-Grosor de las pastillas de freno. Es la medida básica y lo primero que hay que comprobar ya que el grado de desgaste de la pastilla afecta directamente al rendimiento de los frenos.

-La vida útil de una pastilla dependerá de la conducción y del recorrido que se haga. Las pastillas se desgastan según la fuerza con la que se presione el pedal y las veces que lo haga el conductor. Por lo tanto, una pastilla con las mismas características técnicas durará más o menos en función de esa conducción.

-El grosor se comprueba visualmente. El grosor de la pastilla de freno se comprueba visualmente desmontando el buje. Nunca puede tener menos de 5 mm, si es así habría que sustituirla. Nunca hay que esperar a que la pastilla se desgaste completamente ya que el acero rozará con el disco de freno y podría causarle daños.

Disco de freno

-Aparecen ranuras anulares. La superficie de un disco de freno normalmente es lisa, aunque pueden aparecer ranuras anulares de forma desigual si el disco se ha utilizado durante largo tiempo. Tanto si la profundidad de la ranura excede 1 mm, como si se encuentran grietas en la superficie del mismo, el disco debe repararse o cambiarse.

-El óxido afecta a los discos de freno. Cuando el óxido no es abundante se elimina con frenados constantes durante la conducción, pero si persiste, o comienzan a aparecer puntos duros en la superficie del disco, causando vibraciones en el pedal de freno y el volante con cada frenado, el disco debería desmontarse y limpiarse para eliminar dicho óxido.

Líquidos de frenos

-El nivel, entre MAX y MIN. El depósito del líquido de frenos dispone de dos líneas de medida: MAX y MIN. En condiciones normales, el nivel del líquido de frenos debe estar entre estas dos líneas.

-La humedad puede provocar un mal frenado. El líquido de frenos absorbe el agua y retiene la humedad del aire disminuyendo su punto de ebullición. Consecuencia de ello es que se genera una resistencia al aire que provoca un mal frenado. Por tanto, el líquido de frenos debe cambiarse cada dos años, e incluso con más frecuencia en climas húmedos.

Una vez cambiado el líquido de frenos, el aire de la línea de frenos debería purgarse para que no afecte al rendimiento de frenado.

Desde Road House (RH) recuerdan que el mantenimiento diario es la mejor forma de prevenir futuros problemas y, por tanto, de minimizar los fallos en el sistema de frenado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here