¿Por qué se averían las bobinas de encendido?

Delphi explica todo lo que hay que saber sobre el mantenimiento de las bobinas de encendido.

El sistema de encendido de un vehículo debe proporcionar la chispa suficiente al cilindro adecuado, en el momento oportuno, miles de veces por minuto. Delphi Technologies analiza el proceso de mantenimiento y reparación de bobinas de encendido.

¿Qué son las bobinas de encendido?

Para que se pueda producir la combustión, se necesita una chispa que encienda la mezcla de aire y combustible del motor. De esto se encargan las bobinas de encendido. Se trata de un tipo de transformador eléctrico que eleva el voltaje de la batería (que no suele superar los 12 voltios) a los miles de voltios necesarios para poder pasar a la bujía, inflamar la mezcla de aire y combustible y finalmente arrancar el motor.

¿Cómo funciona una bobina de encendido?

En términos simples, las bobinas de encendido consisten en tres partes: un circuito principal compuesto por miles de vueltas del bobinado primario, un circuito secundario con varios miles de vueltas más y un núcleo de hierro. A medida que la corriente pasa por el circuito primario, se genera un gran campo magnético alrededor del núcleo, cargando así la bobina. No obstante, cuando se corta la corriente, el campo magnético se colapsa. Y como esta energía tiene que ir a alguna parte, provoca una afluencia de corriente en la bobina secundaria, multiplicando el voltaje hasta que se genera una chispa de encendido.

¿Dónde se encuentra la bobina de encendido?

En los vehículos más antiguos, la bobina de encendido se encuentra entre la batería y el distribuidor. Sin embargo, los sistemas de encendido modernos están regulados electrónicamente y el distribuidor no es necesario, ya que es la unidad de control del motor (ECU, por sus siglas en inglés) la que enciende la bujía.

¿Por qué se averían las bobinas de encendido?

Aunque las bobinas de encendido estén diseñadas para durar, pueden terminar averiándose debido a las crecientes exigencias que se les plantean. Las causas principales son las siguientes:

Bujías o cables para bujías dañados: una bujía defectuosa o un cable de bujía con una resistencia excesiva pueden provocar un aumento en la tensión de salida de la bobina, provocando fallos de encendido y problemas para arrancar.

Desgaste o separación excesiva de la bujía: con el desgaste de las bujías también se desgasta la separación entre sus electrodos, de manera que la bobina tiene que generar un mayor voltaje, provocando en muchos casos un recalentamiento.

Daños por vibración: el constante desgaste derivado de las vibraciones del motor puede dañar las vueltas de la bobina de encendido y su aislamiento, causando cortocircuitos en las vueltas secundarias.

Recalentamiento: las bobinas de encendido están expuestas a las elevadas temperaturas del motor, lo que puede afectar a su capacidad de conducir la electricidad.

Variaciones en la resistencia: una resistencia demasiado corta o baja en las vueltas de la bobina aumenta el flujo de electricidad de la bobina, provocando daños en todo el sistema de encendido.

Exceso de humedad: puede estar provocado por una fuga de aceite en la junta de alguna válvula, causando una acumulación de aceite, dañando tanto la bobina de encendido como la bujía.

¿Cuáles son las señales de una bobina de encendido defectuosa?

Puesto que las bobinas de encendido se encargan de generar la chispa que enciende los motores, cualquier problema se manifestará en forma de fallo del motor:

Luz de ‘Check Engine’ encendida: cualquier fallo en la bobina de encendido afectará al rendimiento del motor y encenderá la luz de ‘Check Engine’.

Bajo ahorro de combustible: si la energía de la chispa es baja, el proceso de combustión será menos eficiente y el ahorro de combustible será menor.

El vehículo petardea: suele ser uno de los primeros indicios de fallo de las bobinas de encendido. Se produce cuando el combustible no consumido pasa al sistema de escape.

Vehículo calado: una bobina de encendido defectuosa conduce la corriente eléctrica hacia las bujías, provocando que el vehículo se cale e incluso impidiendo que vuelva a arrancar.

Fallos en el motor: si uno o varios de los cilindros del motor no proporcionan suficiente energía al vehículo, provocarán un fallo en el motor, especialmente al acelerar.

Problemas para arrancar el vehículo: si una o varias bujías no reciben la carga adecuada, plantearán problemas durante el arranque. Si el vehículo sólo dispone de una bobina, no arrancará.

¿Cómo se cambia una bobina de encendido?

Una vez que se ha detectado la avería, sustituya la bobina de encendido siguiendo estos pasos:

En primer lugar, apague el sistema de encendido y localice la bobina defectuosa. Después, aplique grasa de silicona en los terminales y en la toma de corriente. También es recomendable reemplazar las bujías. Coloque la nueva bobina de encendido en su lugar y vuelva a conectar la herramienta de diagnóstico para eliminar cualquier código de avería y apagar la luz de advertencia. Por último, realice una prueba en carretera para comprobar que todo funciona correctamente.