Problemas frecuentes que afectan al buen funcionamiento de la dirección

Lizarte analiza algunas anomalías que pueden afectar a la dirección tanto asistida como mecánica.

Lizarte, la compañía navarra de recambio refabricado, explica cómo reconocer fallos mecánicos que pueden afectar al buen funcionamiento de la dirección.

  • Identificar las causas mecánicas;

– Poner el coche sobre la plataforma de bolas o caballetes en los trapecios.

– A motor parado, girar el volante en los dos sentidos varias veces.

– Si la dirección va dura, soltar las rótulas de los terminales de la dirección.

  • Verificaciones sin rótulas de dirección;

– Si la dirección va suave, la caña o los casquillos están bien, al igual que la dirección.

– Verificar también las rótulas de los trapecios, moviendo la rueda en sentido direccional.

– Poner una rótula de la dirección. Si ésta va dura, se deberá sustituir la rótula. Si va bien, probar con la otra rótula.

– Si la dirección va dura, quitar la cruceta de la caña. Si sigue dura, es la caña: el rodamiento o los casquillos están mal.

Problemas comunes a una dirección asistida y a una mecánica.

La dirección va dura:

– Rodamientos de agujas o casquillos de la caña defectuosos.

– Cruceta superior de la caña, defectuosa.

– Cruceta inferior de la caña, defectuosa.

– Rótulas de dirección o de trapecio, defectuosas.

– Dirección mal nivelada.

– Agarrotamiento por óxido.

La dirección mete ruido:

– Holgura en los casquillos.

– Desajuste del ataque piñón-cremallera.

– Terminales defectuosos.

– Rótulas de dirección o de trapecio, defectuosas.

– Articulaciones elásticas en mal estado.

Si hay holgura en el volante:

– Cruceta superior de la caña, defectuosa.

– Cruceta inferior de la caña, defectuosa.

– Desajuste del ataque piñón-cremallera.

– Rótulas de dirección defectuosas.

Problemas más frecuentes en una dirección asistida:

Fugas de aceite:

– Retenes defectuosos en el distribuidor.

– Juntas tóricas del distribuidor defectuosas.

– Rotura del distribuidor.

– Conexiones de tubos defectuosas.

– Retenes del cilindro defectuosos.

– Juntas tóricas del cilindro defectuosas.

– Rotura de carcasa.

Dirección dura:

Por problemas en el circuito hidráulico:

− Dirección defectuosa.

− Bomba defectuosa.

− Presión de líquido baja.

− Aire en el circuito.

− Bajo nivel de aceite.

− Líquido hidráulico sucio.

− Filtros sucios (=vacíos de aceite).

− Tubería estrangulada o manguitos obstruidos.

− Comunicación entre ambos lados del cilindro.

Por posibles causas mecánicas:

− Se ha obligado a la dirección (soporte deformado) o sin calas de nivelación.

− Rótulas de dirección o de trapecios, agarrotadas.

− Rodamientos de agujas o casquillos de la caña defectuosos.

− Correa de la bomba destensada.

− Rumorosidad.

Ruido hidráulico o turbulencias:

− Por burbujas de aire.

− Por estrangulamiento de algún tubo del circuito.

Rumorosidad anormal:

− Correa de la polea destensada.

− Polea floja o dañada.

− Cojinetes y casquillos de la bomba deteriorados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir en Facebook

Compartir
Artículo anteriorKYB da muestras de su compromiso con el medioambiente
Artículo siguienteNGK-NTK seguirá equipando a Ferrari

¡Suscríbete a nuestro newsletter!