Problemas frecuentes que afectan al buen funcionamiento de la dirección

Lizarte analiza algunas anomalías que pueden afectar a la dirección tanto asistida como mecánica.

Lizarte, la compañía navarra de recambio refabricado, explica cómo reconocer fallos mecánicos que pueden afectar al buen funcionamiento de la dirección.

  • Identificar las causas mecánicas;

– Poner el coche sobre la plataforma de bolas o caballetes en los trapecios.

– A motor parado, girar el volante en los dos sentidos varias veces.

– Si la dirección va dura, soltar las rótulas de los terminales de la dirección.

  • Verificaciones sin rótulas de dirección;

– Si la dirección va suave, la caña o los casquillos están bien, al igual que la dirección.

– Verificar también las rótulas de los trapecios, moviendo la rueda en sentido direccional.

– Poner una rótula de la dirección. Si ésta va dura, se deberá sustituir la rótula. Si va bien, probar con la otra rótula.

– Si la dirección va dura, quitar la cruceta de la caña. Si sigue dura, es la caña: el rodamiento o los casquillos están mal.

Problemas comunes a una dirección asistida y a una mecánica.

La dirección va dura:

– Rodamientos de agujas o casquillos de la caña defectuosos.

– Cruceta superior de la caña, defectuosa.

– Cruceta inferior de la caña, defectuosa.

– Rótulas de dirección o de trapecio, defectuosas.

– Dirección mal nivelada.

– Agarrotamiento por óxido.

La dirección mete ruido:

– Holgura en los casquillos.

– Desajuste del ataque piñón-cremallera.

– Terminales defectuosos.

– Rótulas de dirección o de trapecio, defectuosas.

– Articulaciones elásticas en mal estado.

Si hay holgura en el volante:

– Cruceta superior de la caña, defectuosa.

– Cruceta inferior de la caña, defectuosa.

– Desajuste del ataque piñón-cremallera.

– Rótulas de dirección defectuosas.

Problemas más frecuentes en una dirección asistida:

Fugas de aceite:

– Retenes defectuosos en el distribuidor.

– Juntas tóricas del distribuidor defectuosas.

– Rotura del distribuidor.

– Conexiones de tubos defectuosas.

– Retenes del cilindro defectuosos.

– Juntas tóricas del cilindro defectuosas.

– Rotura de carcasa.

Dirección dura:

Por problemas en el circuito hidráulico:

− Dirección defectuosa.

− Bomba defectuosa.

− Presión de líquido baja.

− Aire en el circuito.

− Bajo nivel de aceite.

− Líquido hidráulico sucio.

− Filtros sucios (=vacíos de aceite).

− Tubería estrangulada o manguitos obstruidos.

− Comunicación entre ambos lados del cilindro.

Por posibles causas mecánicas:

− Se ha obligado a la dirección (soporte deformado) o sin calas de nivelación.

− Rótulas de dirección o de trapecios, agarrotadas.

− Rodamientos de agujas o casquillos de la caña defectuosos.

− Correa de la bomba destensada.

− Rumorosidad.

Ruido hidráulico o turbulencias:

− Por burbujas de aire.

− Por estrangulamiento de algún tubo del circuito.

Rumorosidad anormal:

− Correa de la polea destensada.

− Polea floja o dañada.

− Cojinetes y casquillos de la bomba deteriorados.