¿Cómo puede protegerse el taller de los ciberataques en la red?

Dados los peligros que se encuentran cada vez de forma más frecuente en la red, el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) ha recopilado más de una treintena de tipos de delitos virtuales diferentes y además ofrece una serie de pautas para que los talleres sepan cómo actuar ante ellos y cómo evitarlos.

En un contexto en el que la digitalización de los procesos es cada vez más relevante, los talleres de reparación deben conocer los peligros a los que están expuestos a diario, especialmente los potenciales delitos virtuales que acechan en la red. Por eso, la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) de Incibe ha puesto a disposición de los profesionales la ‘Guía de ciberataques’, documento de referencia a nivel de usuario donde se examinan más de 30 tipos de ataques virtuales, además de brindar pautas para que los profesionales sepan cómo actuar ante ellos y también cómo evitarlos.

De este modo, el documento -disponible para descargar pinchando aquí– recoge las características de todos los ciberataques posibles a los que los usuarios pueden enfrentarse, así como detalla la manera en que se llevan a cabo estos delitos, el interés que tienen los ciberdelincuentes para ejecutarlos y qué hay que hacer específicamente para estar protegidos frente a cada uno de ellos.

La guía -dividida en cuatro grandes categorías: ataques a contraseñas, ataques por ingeniería social, ataques a las conexiones y ataques por malware- contiene más de treinta tipos de ciberataques distintos, que pasan por los más conocidos como el phishing, los virus o las aplicaciones maliciosas como aquellos menos conocidos como Criptojacking, Dumpster Diving (rebuscando en la basura) o Botnets (redes zombi). Asimismo, una gran parte de estos delitos virtuales suelen estar basados en la suplantación de identidades como los relacionados con la Agencia Tributaria, el Ministerio de Sanidad, la Inspección de Trabajo, etc., los cuales se han observado con más frecuencia durante los meses del estado de alarma y confinamiento.

Adicionalmente, la guía ofrece a los profesionales de la reparación un decálogo de buenas prácticas en ciberseguridad para mejorar la protección de sus dispositivos y de la información que contienen los mismos frente a los ciberataques. Así, entre otras medidas de protección, desde Incibe proponen el uso del antivirus para analizar todos los archivos sospechosos, recomendando mantenerlo siempre actualizado; al igual que el sistema operativo, el navegador y las aplicaciones instaladas en el ordenador; así como aconsejan utilizar contraseñas robustas para proteger todas las cuentas.

También recomiendan que, al revisar el correo electrónico, se desconfíe de aquellos mails con archivos adjuntos o enlaces sospechosos, o con promociones demasiado atractivas; aconsejan tanto descargar sólo aplicaciones o software legítimos que provengan de sitios oficiales como realizar copias de seguridad de la información para minimizar el impacto de un potencial ciberataque.