¿Puede el taller no aceptar el pago de una reparación en monedas?

En relación a los pagos en efectivo hay algunas restricciones y aplicaciones que merece la pena conocer. La patronal Ganvam arroja luz en un asunto sobre el que seguro que muchos profesionales alguna vez se han preguntado.

La orden comunitaria CE 2169/2005 regula este tipo de cuestiones.

Y dice por ejemplo que cuando el pago de cualquier deuda se realiza en la moneda de curso legal, el establecimiento está obligado a aceptarlo. Si bien, hay excepciones.

En el caso de pago en efectivo con billetes, debemos valorar que deben aceptarse como medio de pago sin limitación alguna. Sin embargo, no es el mismo caso con las monedas, ya que ningún establecimiento comercial tiene obligación de aceptar más de cincuenta monedas en un solo pago.

La orden comunitaria CE 2169/2005 en su artículo 11, que dice lo siguiente: “Excepto la autoridad emisora y las personas designadas específicamente por la legislación nacional del Estado miembro emisor, ninguna parte estará obligada a aceptar más de 50 monedas en un único pago”.

Otro detalle a tener en cuenta en la aceptación de pagos en efectivo es el que se determina el artículo 7 de la Ley 7/2012, de 29 de octubre, que trata de intensificar las actuaciones en la prevención y lucha contra el fraude. Y establece que no podrán pagarse en efectivo las operaciones, en las que alguna de las partes intervinientes actúe en calidad de empresario o profesional, con un importe igual o superior a 2.500 euros o su contravalor en moneda extranjera.

El citado importe será de 15.000 euros o su contravalor en moneda extranjera cuando el pagador sea una persona física que justifique que no tiene su domicilio fiscal en España y no actúe en calidad de empresario o profesional.

Por todo lo anterior y a modo de resumen, debemos tener en cuenta que el taller se ve en la obligación de recibir el pago de una reparación en efectivo siempre que se realice  en euros, teniendo en cuenta que no está limitada la obligatoriedad del número de billetes a aceptar, pero sí el de monedas, a un total de 50 piezas, siempre y cuando dicho pago no alcance los 2.500 euros o su contravalor en moneda extranjera.