¿Quién se responsabiliza de destruir las placas de matrícula?

A partir del 2 de enero de 2021 entró en vigor el nuevo Real Decreto (RD 885/2020) relativo a la comercialización y puesta en servicio de placas de matrícula que afecta de lleno a los talleres. En esta tercera parte del reportaje del último número de nuestro periódico, Carlos Sainz -director general de SPM- profundiza en el tercer cambio principal de esta nueva normativa que afecta tanto a fabricantes como a manipuladores de placas: la destrucción de las mismas. Un tema que aún a día de hoy y con la normativa en la mano no queda claro...

Algo importante en relación a la manipulación de las placas de matrícula llega con su destrucción cuando son sustituidas. Y deberían ser destruidas por razones evidentes de seguridad, pero se trata de una cuestión que no quedaba clara en la anterior ley… y que sigue sin estarlo en esta.

En el real decreto se dice expresamente que “será responsabilidad del manipulador asegurar la destrucción de las placas sustituidas salvo en el caso de robo o extravío”. Pero lo cierto es que en la práctica existe un importante vacío en este sentido. SPM está trabajando con asociaciones como Faconauto -patronal de los concesionarios- y Ancera -patronal de los recambistas -, para buscar una solución efectiva para ver de qué manera se puede delegar la responsabilidad de la destrucción de las placas ‘antiguas’ del distribuidor al taller.

Y es que, tal y como asegura Carlos Sainz (SPM), “en el caso de talleres que sean manipuladores -entendidos como aquellos que graben las matrículas, y que las instalen-, estos tienen una máquina de matrículas y por tanto saben que son los responsables de asegurar la destrucción de las placas sustituidas”.

“Desde hace muchos años, los talleres saben que cuando sustituyen una placa tienen que destruir las viejas”, explica Sainz, “pero no porque exista ninguna normativa que lo establezca”. Y eso debería cambiar.

Este proceso es sencillo cuando el instalador de la placa es el mismo que la graba. Todo está bajo su control. Pero, ¿qué sucede en la distribución independiente que graba una matrícula y se la vende a un taller, que después la monta?, ¿quién debe responsabilizarse de la destrucción de la placa antigua? Aquí llegan las dudas: “El distribuidor no sabe si tiene que llevar a cabo la destrucción física literalmente de la placa o si puede delegar legalmente esta obligación a un tercero que tenga herramientas para hacerlo”.

No obstante, “desde hace muchos años, los talleres saben que cuando sustituyen una placa tienen que destruir las viejas”, explica Sainz, “pero no porque exista ninguna normativa que lo establezca”. Y eso debería cambiar.

El nuevo Real Decreto supone cambios significativos que llevan hacia una agilización de los procesos y una mejora en la trazabilidad, pero este punto deja bien claro que aún quedan importantes cuestiones por resolver.

Melett

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorTalleres Hernández: pasión por los coches clásicos
Artículo siguienteFebi lanza una campaña con sus kits ‘Todo en una caja’

¡Suscríbete a nuestro newsletter!