“Si las restricciones se prolongan habrá muchos talleres que cerrarán”

Las restricciones de movilidad impuestas por la Administración desde el pasado mes de octubre están impactando sobre los talleres de la provincia de Ourense, cuya actividad, según la Asociación Provincial de Talleres de Reparación de Vehículos de Ourense (Atave), ha descendido entre un 30 y 40%.

Los talleres de reparación de Ourense (Galicia) están luchando por mantenerse en pie. Si ya fue difícil sobrevivir a la primera ola de la pandemia cuando se decretó el estado de alarma en marzo, ahora con el cierre perimetral de la provincia, la situación del sector se ha visto agravada con las restricciones de movilidad impuestas por la Administración a principios de octubre.

Y es que los talleres han sufrido una significativa caída en su actividad desde entonces, siendo los más perjudicados los centros de reparación situados en el área industrial de la ciudad, concretamente en el polígono Barreiros, San Cibrao o Pereiro de Aguiar. “La situación es distinta de un taller de la provincia o de una villa, donde tienen la mayoría de los clientes cerca, a los que vivimos en un polígono, donde el 50% de quienes nos visitan o más viven en la ciudad. El descenso en las reparaciones ha sido de entre un 30 y un 40%”, ha asegurado José Vilarchao, tesorero de Atave, al medio digital La Voz de Galicia.

Asimismo, Vilarchao ha vivido en sus propias carnes este descenso en la actividad ya que también es el gerente de Talleres Viper, negocio ubicado en el polígono de San Cibrao das Viñas, uno de los más afectados. Así, ha visto como, desde el estado de alarma, se ha ido imponiendo el servicio de recogida y entrega a domicilio de los vehículos como alternativa para impulsar la demanda: “Con Ourense confinado como estaba, al igual que varias villas importantes, la gente no se puede desplazar. La única forma es ir a buscarle el coche y luego llevárselo”, ha explicado.

Con respecto al futuro del sector, Vilarchao no quiere ni pensar en las consecuencias que tendría un nuevo confinamiento domiciliario como el que se vivió en marzo. Y es que, durante los peores meses de la pandemia, tal como afirma el tesorero de Atave, “la mayoría de los talleres estuvimos en un ERTE durante el confinamiento estricto de marzo a mayo”. Por eso, ante la gravedad de la situación, desde la asociación orensana piden a la Administración que “prolongue los ERTE hasta que llegue la vacuna. Debido a los costes que tenemos que asumir, si las restricciones se prolongan en el tiempo habrá muchos que acabarán por cerrar”, lamenta el gerente de Talleres Viper.

Pero no sólo. A la caída en la actividad, los talleres también deben hacer frente a un incremento en los costes y en el tiempo de reparación para poder cumplir con las nuevas medidas de seguridad e higiene a causa del coronavirus. De este modo, la cita previa se ha vuelto algo imprescindible, al igual que la higienización de los vehículos se ha convertido en un servicio de obligación en estos negocios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorEl LED se impone frente a otras tecnologías de iluminación
Artículo siguienteCGA patrocina la segunda carrera virtual ‘Ponle Freno’

¡Suscríbete a nuestro newsletter!