Cómo revisar la suspensión neumática antes de las vacaciones de verano

Desde Arnott explican cómo se revisa la suspensión neumática antes de salir de viaje. Y es que factores como la sobrecarga de peso y la cantidad de kilómetros que se realizan en los desplazamientos estivales ejercen una presión extra en la suspensión…

La temporada de las vacaciones de verano está llegando y mucha gente se irá de vacaciones en coche. Esto suele significar que se dará al coche un uso diferente al que se le da cada día: sobrecarga de peso, más kilómetros, etc. Estas anormales condiciones causan una presión extra al motor del coche, a la transmisión y a la suspensión.

Además de revisar el sistema de frenos, fluidos, neumáticos, limpiaparabrisas o la batería, los talleres también deben hacer una revisión al sistema de suspensión neumática, especialmente antes de ponerse en marcha para las vacaciones de verano.

Comprobar la suspensión es, de hecho, un factor importante. Mucha gente viaja por sus vacaciones llevando cargas más grandes de lo normal en sus vehículos y conduciendo largas distancias. Todo esto desafía el sistema de suspensión, el manejo y la comodidad en la conducción. Por lo tanto, el sistema debería funcionar sin problemas. La ventaja de un vehículo equipado con suspensión neumática es que el sistema nivela convenientemente el automóvil en todas las circunstancias, incluidas las cargas pesadas y cuando se usa remolque. Arnott profundiza en descubrir cómo funciona esto:

Los sistemas de suspensión neumática usan un compresor para inflar las balonas de goma, que pueden estar separadas del amortiguador o combinados con el amortiguador como un puntal de suspensión neumática. Los sensores de altura le dan a la ECU (Unidad de Control Electrónico) una señal cuando el vehículo no está a una altura predeterminada. Luego, el compresor bombea aire a las balonas hasta alcanzar la altura adecuada. El sistema hace esto después de cargar mientras está parado, pero también de manera continua mientras conduce, toma curvas, durante entradas de carretera, etc.

Al igual que todos los componentes de goma, las balonas y los puntales son piezas de desgaste. Típicamente, el caucho se secará y se pueden formar pequeñas grietas en el pliegue de la goma. En promedio, la suspensión neumática deberá reemplazarse entre los seis y los diez años. El kilometraje, el clima, las condiciones de manejo y el uso fuera de la carretera también influirán en la tasa de reemplazo.

El diagnóstico rápido de una balona con fugas es fácil. Si el automóvil está estacionado durante la noche y a la mañana siguiente una esquina está más baja de lo normal, el sistema tiene una fuga. A pesar de esto, una pequeña fuga existente puede pasar desapercibida para el conductor. Al principio, el compresor todavía puede mantener una presión adecuada, a pesar de la fuga. Pero a medida que la fuga se hace más grande, el compresor se sobrecalentará (o quemará) en su intento de alcanzar la presión y la altura de manejo requeridas. La carga adicional del equipaje de vacaciones y/o los caminos sinuosos en las montañas crearán aún más estrés, por lo que es absolutamente crucial que el profesional del taller verifique el sistema antes de salir de viaje.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anterior¿De qué se compone un filtro de habitáculo?
Artículo siguienteBosch Car Service lanza una campaña en televisión

¡Suscríbete a nuestro newsletter!