Se estima una caída en la actividad de los talleres del 20% en 2020

Según datos de la consultora Gipa, recogidos por Euromaster -especialista en el mantenimiento integral del vehículo- la actividad de los centros de reparación caerá un 20% en 2020, en comparación con el 2019. Así, los talleres tendrán que hacer frente a una doble crisis.

La crisis del coronavirus sigue causando estragos al sector de la reparación. Y es que, según datos de Gipa recogidos por Euromaster, la actividad de los talleres retrocederá un 20% en 2020, si lo comparamos con el año anterior. Estimaciones que vienen marcadas por la crisis sanitaria del coronavirus, la cual provocó un descenso alrededor del 80% de la movilidad de los españoles durante el estado de alarma decretado por el Gobierno entre mediados de marzo y finales de junio, según datos del INE (Instituto Nacional de Estadística).

Ante esta situación, los centros de reparación deben hacer frente a una doble crisis. En primer lugar, la sanitaria que les restó un 46% de ingresos en los cinco primeros meses de 2020, ya que a la falta de movilidad debida al confinamiento se tuvo que sumar el cierre mayoritario de los talleres, pese a que estaban considerados como servicio esencial.

Y, en segundo lugar, la crisis de carácter socioeconómico la cual, según los datos de la consultora, se dejará notar durante el segundo semestre del año con una caída prevista de ingresos del 6,8%. Entre los factores que influyen en este descenso, destacan la reducción de la movilidad por la normalización del teletrabajo y, en general, por el desempleo y los ERTE que harán menguar el poder adquisitivo de los españoles y también el uso del vehículo.

Perspectivas de las operaciones de mecánica y de carrocería

En este sentido, esta caída en el kilometraje de los automóviles, con un descenso de más del 15% según Solera, afectará indudablemente a los siniestros ya que existen menos probabilidades de que suceda uno, por tanto, en cuanto a la parte de carrocería, la recuperación se prevé más lenta y paulatina.

Por su parte, las operaciones de mecánica asociadas al desgaste poseen mejores perspectivas de futuro a corto plazo, debido principalmente a las ITV pospuestas en primavera y que se están llevando a cabo ahora, aprovechando la campaña de verano, así como la prórroga en el plazo de la inspección.

Asimismo, hay que tener en cuenta que, si bien las operaciones de mantenimiento y neumáticos aguantarán en la última parte del año, estas se verán afectadas por el contexto de crisis donde los automovilistas se limitarán a hacer operaciones indispensables para que su coche circule, máxime cuando el parque supera los 12 años de antigüedad y las visitas al taller de un ‘vehículo viejo’ se espacian más en el tiempo.