¿Se puede aumentar la autonomía de un eléctrico mediante el sistema de climatización?

Según ha demostrado un estudio elaborado por General Motors y Gentherm, un sistema de confort térmico aumenta significativamente el ahorro de energía en coches eléctricos y la autonomía.

texa patrocinado

¿Es posible que un sistema de climatización, basado en el cuerpo humano, pueda aumentar la autonomía de los coches eléctricos? Según un estudio elaborado por General Motors y Gentherm, un desarrollador de tecnologías de gestión térmica y climatización, se ha demostrado que un sistema de confort térmico aumenta significativamente el ahorro de energía en coches eléctricos y la autonomía.

Según los resultados de este estudio, por un lado, en un escenario con una temperatura exterior de -7ºC, este sistema -llamado ClimateSense’- logra entre un 50 y un 69% de ahorro energético aplicado a dos zonas activas en un Chevrolet Bolt EV, “mejorando el confort general del ocupante”.

Por otro lado, en un segundo escenario, con clima cálido, el ahorro energético alcanzó un 34%, “mejorando también la percepción de confort general de los ocupantes”, según recoge MotorPasión.com.

La clave está en centrar la climatización en el pasajero

Gentherm ha desarrollado un sistema de control climático enfocado en el asiento, justo en la zona donde el ocupante necesita la gestión térmica, evitando enfriar o calentar zonas del vehículo que no son necesarias. De esta manera, los asientos tienen temperaturas distintas para el cuello, las rodillas, el torso o los pies y están diseñados a partir de la propia gestión térmica del cuerpo humano, que no tiene una temperatura uniforme.

A su vez, la solución del sistema está compuesta por métodos avanzados de suministro térmico, electrónica integrada, software embebido y un algoritmo de control centrado en la persona basado en la termofisiología (que estudia las causas y las condiciones de producción de calor por los organismos vivos y la influencia de las variaciones de temperatura en estos seres).

Asimismo, la colaboración con el fabricante de vehículos también empleó una nueva metodología de medición de confort centrada en el ser humano, con el propósito de medir la comodidad de los pasajeros y el rendimiento del sistema de calefacción y refrigeración en el Chevrolet Bolt EV que se usó de prueba.