“Si el cliente nos elige, podremos facturar con nuestro precio/hora”

Entre los muchos requisitos que han de cumplir los talleres está el de colocar un cartel con su precio/hora en un lugar visible. De esta cifra depende en gran medida “que el negocio se asfixie o que tenga suficiente oxígeno para sobrevivir”, destacan desde Atreve.

Diferentes estudios e informes en los últimos años han puesto de manifiesto que la horquilla en los precios ofertados por los talleres españoles es amplia: desde los 25 a los 90 euros, con una media nacional en torno a los 40 euros/hora.

“El sector de la reparación de vehículos está sufriendo una dura reconversión”, destacan desde Atreve, la patronal de talleres de A Coruña: “Las reparaciones que se realizan son cada vez más baratas, es decir, el taller es menos rentable y en gran medida lo es como consecuencia de la fuerte reestructuración del sector asegurador”.

Se centran en la situación que viven los talleres de carrocería: “Cada vez hay menos compañías de seguros y las que hay son más grandes y fuertes y tratan de imponer una reducción de costes a través de las reparaciones de los siniestros. Por si fuera poco, esto sucede con el telón de fondo de la imparable evolución tecnológica, que impone a los talleres la actualización en conocimientos y medios”.

La necesidad de innovar e introducir nuevos servicios dentro del taller hace que vayan apareciendo diferentes tipos de servicios con márgenes comerciales diferentes: “No es lo mismo instalar una pieza que trae el cliente, que instalar una facilitada por el taller, o no es lo mismo una operación sencilla de mecánica que una operación de diagnosis. Es evidente que el precio de hora debe de ser diferente para cada uno de estos servicios”, destacan.

“Por todas estas razones, el precio/hora es una herramienta fundamental en la estrategia del taller. Una herramienta que debe de evolucionar hacia la aplicación de una política de gestión del negocio a través de una tarifa de precio calculada correctamente, donde se tengan en cuenta las diferencias de costes entre los diferentes servicios existentes dentro del taller, estableciendo esos diferentes precios y, eso sí, correctamente expuesta”, añaden.

Fijar el mínimo

Para determinar correctamente la tarifa de precios del taller Atreve afirma que no solo es necesario conocer todos los costes y las horas facturables del taller, sino que además se debe realizar una estimación del porcentaje mínimo de horas que se esperan realmente facturar.

“Si la realidad nos arroja un mayor nivel de ocupación a lo estimado manteniendo los precios, estaremos en zona de beneficios y, en caso contrario, de pérdidas”, explican.

Una vez hecha la cuenta, establecidos los precios, “normalmente la cifra estará por encima de lo que quieren pagar las aseguradoras por arreglar los siniestros”. Es en ese momento en el que llega la “batalla por el cliente”: “Desde Atreve defendemos el modelo de la calidad y la fidelización. Es imposible pilotar tu negocio si los clientes son de la aseguradora. Hay que recordar que existe el derecho del tomador del seguro a elegir libremente el taller en el que reparará su vehículo”.

Cliente

“Si el cliente nos elige, podremos facturar con nuestro precio/hora”, destacan desde la patronal, que afirma tener experiencia y recursos para hacer valer nuestro modelo de defensa del asegurado: peritación independiente, cesión de derechos, asesoramiento legal…

“Creemos que esa es la forma de ganar clientes”, terminan: “Si apostamos por abaratar, realizar las reparaciones sin los materiales y el tiempo debidos, probablemente tendremos clientes que prefieren asesorarse por internet, buscar el ranking del más económico, pedir presupuesto online… Creemos que esos talleres no son los que sobrevivirán. Quedarán menos, seguramente esto es innegable. Pero los que queden serán los más especializados y más tecnificados. No los más baratos”.