Síntomas de un amortiguador desgastado

Monroe, marca perteneciente a DRiV, identifica los signos de unos amortiguadores desgastados.

Al igual que la mayor parte de los componentes cruciales para la seguridad del chasis, los amortiguadores se desgastan de manera tan gradual durante el funcionamiento normal que los efectos negativos (reducción de la precisión de la dirección, del rendimiento de los frenos y/o de la estabilidad del vehículo), quizás no se aprecien fácilmente en condiciones de conducción normales. La tasa de desgaste depende de una amplia gama de variables tales como las condiciones ambientales y de la carretera, el estilo de conducción y la carga del vehículo. Desde Monroe dan a conocer los signos de los amortiguadores desgastados.

Si bien los amortiguadores se desgastan gradualmente, es posible que un vehículo presente signos de que hay algún problema con los componentes del control de la conducción. Los amortiguadores desgastados pueden tener un efecto perjudicial para la dirección, el frenado y la estabilidad del vehículo. Si el vehículo presenta alguno de estos síntomas, es hora de solicitar cita con el taller para una inspección del triángulo de seguridad (Safety Triangle Inspection) del sistema de suspensión.

Bajada de la parte delantera al frenar. ¿El extremo delantero del automóvil se hunde rápidamente hacia el suelo al pisar el freno? Esta caída ‘del morro’ al frenar puede indicar que los amortiguadores están desgastados. Resulta peligroso porque puede provocar un aumento en la distancia de frenado.

Conducción con problemas de rebote. El rebote excesivo al coger un bache puede ser una señal de que los amortiguadores no están funcionando de forma eficaz. El vehículo debería estabilizarse después de coger un bache y no seguir rebotando. Los amortiguadores desgastados no pueden absorber eficazmente los impactos de la carretera y suavizar los baches.

Oscilaciones o balanceo de los vehículos al girar. Sentir que el vehículo oscila o se balancea al realizar un viraje no sólo resulta molesto, sino que además es preocupante porque se nota que no se puede mantener el automóvil bajo control. A medida que se desgastan los amortiguadores, pueden perder su capacidad de controlar la tasa de transferencia de peso al girar en curvas; esto también puede dar lugar a un mayor viraje del volante para tomar las curvas.

Desgaste irregular de los neumáticos. Cuando los amortiguadores del vehículo están desgastados, es posible que el automóvil rebote, lo cual reduce la fuerza de agarre a la carretera. Estos rebotes también pueden provocar un desgaste acelerado de los neumáticos, incluido ahuecamientos o festones en los neumáticos (cuando se arrancan trozos de caucho del neumático).

Compresión trasera durante la aceleración. Los amortiguadores que funcionan correctamente estabilizan el movimiento de la suspensión al acelerar. Cuando los amortiguadores van mal, la parte trasera del vehículo puede hundirse excesivamente al pisar el pedal del acelerador. El impulso del vehículo se transfiere a la parte trasera lo que hace que el extremo delantero se eleve, un factor que afecta a los mareos de los pasajeros y una carga alta innecesaria sobre los componentes de la suspensión trasera.

Vibración en el volante. Es natural experimentar un poco de vibración en el volante al conducir por una carretera con baches. Si experimenta vibraciones similares en carreteras normales, es posible que los amortiguadores, las columnas de suspensión o el estabilizador de la dirección estén desgastados.

Ruidos inusuales. Cuando los amortiguadores están desgastados, es posible escuchar un sonido sordo o un golpeteo. Dicho sonido lo provoca el contacto metal con metal cuando el amortiguador o la columna de suspensión tocan fondo al caer en un bache. Además, estos ruidos podrían ser el resultado de un desgate en los componentes de montaje de los amortiguadores.

Pérdida de líquido en el exterior de los amortiguadores. Si se percibe una pérdida excesiva de líquido hidráulico procedente de los amortiguadores, puede ser una señal de que se están desgastando. Si los retenes fallan, entonces se filtra el líquido que es fundamental para el funcionamiento adecuado de los amortiguadores.

Melett

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorEAATA incorpora a un nuevo director comercial
Artículo siguiente¿Qué se debe tener en cuenta antes de cambiar la bomba y la dirección?

¡Suscríbete a nuestro newsletter!