Sonidos extraños y cómo interpretarlos

Ruidos como traqueteos, chirridos o petardeos son sólo algunos ejemplos de cómo el vehículo nos está avisando de que algo va mal…

¿Quién no ha experimentado en sus carnes la ‘orquesta’ de ruidos de un vehículo? Chirridos, traqueteos, petardeos… suelen ser indicadores de que existe un funcionamiento anómalo o de avería. Por eso, los mecánicos de los talleres deben aprender a detectarlos para hacerse una primera idea del problema e incluso para identificar anomalías añadidas a las que han traído el automóvil al centro de reparación.

Así, el Jornal do Carro – portal web portugués de noticias sobre coches, el mercado y la industria de automoción – ha recopilado algunas de las principales fuentes de sonidos extraños en el coche y ha analizado cuáles son sus posibles causas:

-Chirridos. Una de las fuentes de ruidos extraños son los chirridos, cuyo sonido se produce en muchos casos cuando las pastillas friccionan con el disco. Esta situación puede estar relacionada con una posición incorrecta de las pastillas, o bien, con un desgaste excesivo del material de fricción. Por tanto, si el ruido incrementa, se debe verificar el nivel de desgaste que, en caso de que resulte excesivo, será necesario reemplazar las pastillas antes de que el contacto ‘hierro con hierro’ entre el disco y la base de las pastillas se produzca, poniendo en entredicho la seguridad de los ocupantes del vehículo.

-Ronquidos. Según informa el portal digital, generalmente, los sonidos roncos que se oyen cuando el coche está moviéndose suelen estar causados por el desgaste de los rodamientos de la rueda. Por ello, este síntoma tiene que ser verificado de la manera más rápida posible ya que, si hay mucha holgura, existe riesgo de bloqueo y de que se dañe la punta del eje.

-Golpes secos y crujidos. Esta clase de sonidos suelen estar vinculados con partes de la suspensión como, por ejemplo, los casquillos de las bandejas desgastados. Se trata de piezas de goma que comienzan a crujir y a emitir golpes secos, con el paso del tiempo y su utilización en superficies accidentadas.

-Ruidos de arranque. ¿Os ha pasado alguna vez que cuando arrancas el coche por primera vez en el día el motor emite un sonido metálico fuerte? Pues este ruido puede deberse a que el aceite está más viscoso y tarda más en lubricar. Este hecho no implica necesariamente que haya un problema, sin embargo, en caso de duda, sería recomendable vigilar el estado del motor.

-Ruidos en la correa. Por último, en general, el sonido estridente que procede del motor al acelerar tiene su origen en el patinaje de la correa sobre la polea. Este ruido puede deberse a que la correa esté reseca o a un fallo en la polea tensadora, responsable del estiramiento de la correa.