Talleres y aseguradoras: mentiras dichas demasiadas veces…

Josep María Fullanet, de ClaimCenter, compañía especializada en el asesoramiento de los usuarios en su relación con las compañías de seguros (dicen, ellos mismos, que sus servicios están pensados para “cuando la aseguradora ya no es tan amable como el primer día"), se dirige a los usuarios en un vídeo que da para debate…

 

Y es que no deja de ser curioso cómo, desde fuera de nuestro sector, se ve la relación entre talleres y aseguradoras. La explicación del propio Fucanellas me ha hecho reflexionar acerca de algunos aspectos. Dejaré por el camino algunas dudas abiertas.

Fucanellas habla concretamente de los talleres concertados. Y asegura que éstos negocian una serie de condiciones con la aseguradora a cambio de que éstas les deriven una gran carga de trabajo. ¿Una gran carga de trabajo?

En este sentido cabe destacar la confusión que existe acerca de dos términos, que aunque vistos desde fuera pueden parecer iguales, son bien diferentes: que el 90% de los trabajos (como dice él mismo) sea pagado por las compañías de seguros en los talleres de carrocería, no quiere decir que la compañía tenga un poder de redirección sobre todos ellos. De hecho, apenas lo tiene sobre el 20% de los clientes, según diversos estudios (a veces todavía menos, según la compañía). Por ello, habría que analizar correctamente si realmente la compañía, a cambio de esas condiciones pactadas, resulta tan interesante para el taller en términos de carga de trabajo recibida. Quizá necesitan al taller mucho más que al contrario. Hay muchos gerentes de talleres de carrocería que ya se han dado cuenta. Yo personalmente estoy también convencido de que no se ‘envían’ tantos coches como suelen decir. Es lo que sucede con las mentiras repetidas muchas  veces. Y ya se sabe.  ¿De verdad los talleres concertados reciben tanta carga de trabajo?, ¿cuántos coches a la semana?, ¿con qué rentabilidad?

Cada vez encuentro más talleres que sin ser concertados tienen un éxito notable y que solo con plantearles la idea de firmar un acuerdo de este tipo giran la cara con espanto… No digo que sí, ni que no. Sólo que habrá que analizar si compensa y negociar correctamente, en caso afirmativo, las condiciones en base a las necesidades y las características del negocio.

Dicho esto, pongo otra cuestión encima de la mesa. ¿Y si los clientes son del taller y la compañía solo entra en el proceso de reparación para peritar y pagar?, ¿quién tiene el poder en este caso? En aquellos casos en los que el cliente es del taller y la aseguradora solo paga y ‘revisa’ el proceso… Pues no está tan claro, ¿o sí?

Otra reflexión llega con una de las frases del propio Fucanellas. Asegura que las aseguradoras lo que miran es “reducir al máximo posible el coste, mientras tú (refiriéndose al usuario) lo que miras es la calidad en la reparación”. Les invita por tanto a no dejarse guiar por las ‘recomendaciones’ de las compañías para buscar profesionales de confianza que se hagan cargo de una buena reparación. En esto estoy completamente de acuerdo. Les dice además que son absolutamente libres para elegir taller. Lo cual es muy importante. ¿Los clientes conocen sus derechos?, ¿se los contamos? Habría que empezar por desmontar los mitos (y con ello los muchísimos miedos) que manejan los usuarios.

El cliente puede pagar al taller y reclamar a la aseguradora que le abone el importe, debiendo hacerse en un plazo máximo de cuarenta días. Es lo que dice la Ley del Seguro. Y es algo que puede aplicarse en algunos casos ‘conflictivos’ y bajo numerosas fórmulas (cesión de derecho de reclamación al taller, firma de un reconocimiento de deuda…). ¿Lo sabe el cliente?

Más allá de todo esto, termina con una visión del taller concertado con la que no estoy en absoluto de acuerdo. Y no lo estoy porque generaliza de un modo muy injusto. Porque haber, hay de todo. Ser concertado con una compañía no es sinónimo de nada. De nada bueno, pero tampoco de nada malo. Y este tipo de mensajes dañan al colectivo.

Creo que es un tema que da para debate.

¿Vuestra opinión?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here