Talleres y recambistas catalanes, descontentos con las medidas del Gobierno

Ante las medidas urgentes extraordinarias establecidas en el Real Decreto-Ley 8/2020 para afrontar el impacto del conoravirus, la patronal catalana de recambistas CIRA, junto con Fecatra (Federación Catalana de Talleres de Reparación de Automóviles), ha puesto de manifiesto sus reclamaciones con respecto a esta situación…

Bajo el contexto de crisis motivado por el Covid-19 -en especial por la publicación el pasado 18 de marzo del Real Decreto-Ley 8/2020 de medidas urgentes extraordinarias para poder afrontar el impacto económico y social de este virus- tanto CIRA como Fecatra han elaborado un manifiesto, que pone el acento en que existe “un gran numero de empresas en Cataluña, entre las que se encuentran nuestras representadas, que no son beneficiarias directas de las medidas para paliar los efectos de la grave situación que estamos viviendo”, según reclaman desde las patronales catalanas.

Entre las reclamaciones que realizan ambas patronales, destacan especialmente la exclusión de la situación de fuerza mayor prevista para poder beneficiarse de las ayudas publicadas, por el hecho de ser “actividades excluidas de la prohibición de apertura”. Asimismo, denuncian que, pese a que sus actividades no estén obligadas a echar el cierre, “no significa que no se encuentren en una situación de vulnerabilidad, al ver que en sus instalaciones no entran clientes y/ tienen dificultades de suministro, sin que se prevean moratorias o prerrogativas para las obligaciones de pago que tienen”. Por ello, CIRA y Fecatra han solicitado el soporte de sus patronales superiores para exigir “prerrogativas especiales” para esas actividades que, no estando obligadas a cerrar, “pasen dificultades”.

A su vez, las asociaciones que representan a talleres y recambistas ponen de manifiesto que la falta de aprovisonamiento en los “escasos” tres días de estado de alarma “compromete seriamente los ingresos necesarios para hacer frente a los gastos que supone la apertura de nuestros negocios”. Asimismo, dicen, estos gastos no son tenidos en cuenta por parte de las medidas o ayudas del Gobierno central y autonómicos, como, por ejemplo, los alquileres y cuotas de préstamos.

Por otra parte, este manifiesto subraya la necesidad de tener acceso a EPIs (equipos de protección individual), ya que para las organizaciones a las que representan es prioritario, dicen, garantizar la salud de las personas que forman parte del colectivo de la reparación y del recambio. También recalcan que las restricciones a la libertad de circulación decretada “impiden el desarrollo normal de nuestras actividades y las consiguientes pérdidas económicas”.

Por último, ambas patronales catalanas hacen especial hincapié en la agravación de dicho desarrollo por no haber tratado previamente indicaciones con las organizaciones representativas de los sectores afectados. Como explican, “por ejemplo, no incluir en las FAQs de Mossos d’Esquadra como causa justificada los desplazamientos en vehículo privado de 2 personas para llevar/recoger vehículos del taller (al igual que compartir el vehículo para ir al médico, taxi, o recoger a familiares de estaciones/aeropuertos)”. Así como “no exponer públicamente que la autoridad que cierre una instalación o impida el desplazamiento a un trabajador, entregará un acta que así lo refleje al interesado”.