¿Tendrán que devolver parte de lo cobrado los trabajadores en ERTE?

Parece ser que las ayudas que han recibido los empleados afectados por el ERTE tendrán que tributar en la declaración de la renta del 2021, debido a que este año se está reteniendo menos IRPF en sus nóminas, así como, en la mayor parte de los casos, la prestación por desempleo no realiza ninguna retención. Así, Hacienda liquidará las diferencias en la próxima declaración…

A los más de 3 millones de trabajadores afectados por los expedientes de regulación temporal de empleo -entre otros, los talleres de reparación- se les suma otro varapalo, aparte de la incertidumbre por los trámites para solicitar los ERTE y el acusado retraso en el cobro de los mismos.

Y es que las ayudas que han recibido los empleados afectados por un ERTE deberán tributar en su declaración de la renta del 2021 por la retención no realizada durante los meses sumidos en el estado de alarma, explica Agencia EFE. Por lo que Hacienda tendrá que hacer reajustes y liquidará las diferencias en la declaración del próximo año, debido a que este se está reteniendo menos IRPF en las nóminas de los trabajadores, así como la prestación por desempleo, en la mayoría de los casos, no realiza ninguna retención.

Durante los últimos meses, afirman, los empleados afectados han dejado de percibir la remuneración por parte de su empresa para cobrar del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal). Situación que obligará a hacer la declaración tributaria en 2021 incluso a los trabajadores que cobren menos de 22.000 euros anuales, habitualmente exentos, y que ahora deberán presentar la renta al tener dos pagadores.

Aunque, tal y como informa Agencia EFE, en casos en los que las personas cobren menos de 22.000 euros anuales -hasta los 14.000 euros al año, donde se sitúa el mínimo exento-, es decir, aquellos cuyo sueldo está alrededor de los mil euros al mes, cuando se tienen dos pagadores, seguramente no estén obligados a pagar ya que sus ingresos anuales estarán en torno a los 14.000 euros.

Asimismo, estar en ERTE podría afectar a los empleados que tengan un salario anual superior a los 20.000 euros ya que, durante los meses en los que esté cobrando del SEPE, este no está haciendo la retención mensual de IRPF de su salario que sí realiza su empresa. Por tanto, esta diferencia entre lo que debería haberse tributado mes a mes en concepto de IRPF y lo que no se ha tributado, dicen, es la que podría aparecer en la declaración de la renta de junio de 2021 como resultado ‘a pagar’ para el trabajador.

Así, el Registro de Economistas Asesores Fiscales ha calculado que esta cifra podría rondar los 1.000 euros para empleados con ingresos totales de 24.000 euros, o de 1.200 para un trabajador que cobre 44.000 euros anuales.

Ante esta situación, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha solicitado al Ministerio de Hacienda que se exima de declarar a los trabajadores afectados por un ERTE y cobren menos de 22.000 euros, o que lo cobrado del SEPE se considere una renta exenta de tributación.