Tesla, en el punto de mira por supuestos defectos de batería

Las autoridades estadounidenses investigan si tanto el Tesla Model S como el Model X montan baterías peligrosas, dado una demanda colectiva iniciada por propietarios.

No son buenas noticias para Tesla. Y es que el fabricante de vehículos está siendo investigado por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras de Estados Unidos (NTHSA por sus siglas en inglés) por presuntos defectos de batería en los coches eléctricos Tesla Model S y Model X, tras una demanda colectiva iniciada por propietarios.

De este modo, el pasado 17 de septiembre la NTHSA recibió la petición de un abogado que citaba un “alarmante número de incendios” de modelos Tesla a escala mundial y pedía la investigación de las actualizaciones del software 2019.16.1 y 2019.16.2 en adelante.

Tal y como recoge MotorPasión.com, la agencia dependiente del gobierno estadounidense revisará las actualizaciones de software de los paquetes de baterías de estos dos vehículos fabricados entre 2012 y 2019 en Estados Unidos, después de una serie de incendios que podrían ser espontáneos y no provocados por un accidente, como el que ocurrió hace siete meses en un párking de Shanghái (China).

El pasado 25 de octubre la agencia gubernamental solicitó al fabricante de coches eléctricos que proporcione tanto los documentos que incluyan las quejas de los consumidores, informes relacionados con los supuestos incendios de las baterías, como documentación que detalle las actualizaciones de software que se han llevado a cabo antes del 28 de noviembre, entre otros.

Tesla se enfrenta a multas civiles de 22.329 dólares por día de demora y hasta un máximo de 111.642 dólares, si no cumple con la petición.

Por el momento, la NTHSA ha estimado que cerca de 2.000 vehículos podrían verse implicados en esta investigación, aunque nada es definitivo. Aunque, según el medio digital, esta no afectaría al Model 3.