Todo lo que debes saber de la reparación de abolladuras sin pintura

El blog de Iberisa S.L. explica, en este artículo, en qué consiste esta reparación.

El blog de Iberisa S.L. analiza en profundidad la reparación de abolladuras sin pintura conocida como PDR (Paintless Dent Removal).

Se trata de una colección de técnicas para eliminar abolladuras menores de los vehículos. Con este sistema se pueden reparar una gran variedad de daños cuando no existen deterioros en la pintura.

Uno de los usos más comunes para los sistemas de reparación de abolladuras sin pintura PDR, son las reparaciones de golpes de granizo, golpes en las puertas, pequeños pliegues y en ocasiones en pequeñas reparaciones del parachoques si es accesible.

¿Cuándo no es conveniente la reparación de abolladuras sin pintura o PDR?

Dos de los factores que influyen en una reparación exitosa con sistemas PDR son la flexibilidad de la pintura y la cantidad de metal que ha sufrido un estiramiento a causa del daño.

La mayoría de los acabados de pintura permiten que las técnicas PDR tengan éxito.

En cuanto al metal, el estiramiento puede variar según los espesores.

¿Cuándo es conveniente el sistema PDR?

Con el sistema PDR, se pueden realizar reparaciones de abolladuras de varios centímetros de diámetro, siempre y cuando la pintura y el metal no hayan sufrido un estiramiento excesivo.

La mayoría de los técnicos con experiencia en reparaciones PDR pueden arreglar abolladuras grandes o poco profundas a niveles aceptables, pero si son muy grandes es posible que no sean reparables con este método.

El éxito de un buen acabado también depende de la pericia y experiencia del técnico que realice la reparación.

¿Qué métodos se utilizan para la reparación de abolladuras con sistemas PDR?

Entre los métodos más comunes de PDR se encuentran la utilización de varillas metálicas y picos para empujar las abolladuras desde la parte inferior del panel del cuerpo.

Además, se puede usar pegamento y una pestaña especialmente diseñada desde el exterior del panel para sacar las abolladuras en áreas inaccesibles para varillas y picos.

En cualquier caso, un ajuste fino de la reparación implica a menudo “tocar” la reparación para eliminar pequeños puntos altos, o reducir el tamaño del metal haciendo que la superficie quede plana.

El método PDR (Paintless Dent Repair) se puede utilizar en paneles de aluminio y acero.

Los técnicos con experiencia combinan los puntos altos para que coincida con la textura de la pintura.

Si un técnico inexperto presiona demasiado podría crear puntos altos severos y la capa transparente se puede dividir o agrietar.

Para realizar un buen trabajo se necesitan técnicos experimentados que no rajen ni astillen la pintura.

La capacidad para eliminar con éxito abolladuras y golpes se aprende a través de años de experiencia y práctica, para muchos es un “arte”.

Una persona desentrenada puede dañar una abolladura si intenta repararla sin las habilidades y el conocimiento correctos.

¿Qué herramientas para la reparación de abolladuras con sistemas PDR?

En el mercado se pueden encontrar muchos kits de herramientas PDR compuestos por varillas, ventosas y más útiles para sacar golpes sin dañar la pintura.

Asimismo, existen equipos de inducción que, además de ser muy útiles para reparar golpes por granizo, pueden utilizarse para otras tareas en el taller mecánico. Un ejemplo son los inductores Easy Dent PDR, ideales para reparar pequeñas abolladuras.

Estos equipos también pueden utilizarse en complemento de otras técnicas PDR en golpes más profundos e importantes.

Su funcionamiento se basa en calentar el metal por inducción en la zona que ha sufrido una abolladura.

Al sufrir este calentamiento, la estructura cristalina del metal se tensa recuperando su forma inicial.

Algunas de las ventajas de este tipo de aparatos son las siguientes:

-No deja restos de consumibles.

-Mayor rapidez.

-Fácil de usar.

-Ahorra tiempos al no tener que desmontar piezas.