Todo lo que hay que saber sobre la tecnología AGM y EFB

GS Yuasa analiza todo lo que es necesario saber sobre las tecnologías AGM y EFB.

De acuerdo con los crecientes requisitos legales que la UE impone a los fabricantes de vehículos para reducir las emisiones de escape de CO2, cada vez más vehículos cuentan con tecnología Start-Stop, gestión de la energía del alternador y recuperación de energía durante el frenado. A fin de respaldar dichas tecnologías y evitar emisiones, los diseñadores de los vehículos requieren nuevas tecnologías de baterías en el sistema eléctrico como son la tecnología AGM y EFB.

Tecnología AGM

Por un lado, se encuentra la tecnología AGM (fibra de vidrio absorbente). La batería AGM para automoción de GS Yuasa – fabricante de baterías constituido a partir las compañías Japan Storage Battery y Yuasa Corporation- ha sido diseñada para satisfacer la creciente demanda de gran potencia de los vehículos, que en los últimos años, aseguran, se impone en el mercado de posventa europeo. La experiencia en AGM para automoción de GS Yuasa proviene de trabajar en grandes marcas de automóvil como primer equipo, teniendo como ejemplo el Mazda MX5 y el Toyota Prius, trabajando en los diseños de la batería de los vehículos europeos.

Desde la compañía afirman que sus nuevas baterías de tamaño YBX9096 y YBX9019 europeas AGM ofrecen “un arranque fiable a la vez que satisfacen esa gran potencia anteriormente mencionada de los vehículos más modernos”. Asimismo, los resultados de la evaluación en el laboratorio ofrecen entre 4 y 5 veces la durabilidad cíclica de los productos con electrolito líquido. “El incremento de la superficie de reacción aumenta las densidades de la energía para lograr una rotación del motor más rápida durante el arranque y, por lo tanto, maximiza la eficacia del combustible en las fases de Start-Stop”, aseguran.

Las baterías AGM utilizan la misma tecnología de fibra de vidrio absorbente que se utiliza en las baterías industriales y de motocicletas de GS Yuasa. Esta placa de fibra de vidrio se encarga de absorber el ácido de la batería, lo que permite un uso más eficiente del volumen de la celda sin necesidad de las reservas de electrolito que necesitan las baterías con electrolito líquido convencionales. Según el fabricante, el separador de fibra de vidrio absorbente ofrece una cantidad de ventajas clave con respecto al diseño de la batería de plomo-ácido más convencional:

– En condiciones de funcionamiento normales, el uso del diseño de válvula de celda individual (VRLA) y la separación de la placa de fibra de vidrio, garantiza que tenga lugar la recombinación de gas producido y garantiza que no haya pérdidas de agua, por lo que se evita la necesidad de reservas de electrolito, liberando al usuario de tener que realizar tareas de mantenimiento o deterioro de la batería por evaporación de electrolito.

– El sistema de ventilación de un sentido ofrece una presión parcial en cada una de las celdas, lo que garantiza una estanqueidad total y una manipulación segura.

– La absorción del ácido de la fibra de vidrio implica que la batería puede funcionar a mayores presiones que las baterías con electrolito líquido, lo que ofrece ciertas ventajas, como por ejemplo una prolongación notable de la resistencia a los ciclos de la batería, reduciendo la eliminación de sulfataciones y corrosiones.

– La integración de la fibra de vidrio absorbente AGM aumenta considerablemente la resistencia a la vibración.

– La mayor superficie de placa garantiza una mayor capacidad de arranque en el mismo tamaño que las baterías de electrolito líquido convencionales.

Tecnología EFB

Por otro lado, la tecnología de batería de electrolito líquido mejorada (denominada cada vez con mayor frecuencia como tecnología EFB en el mercado) ofrece una solución rentable para los vehículos Start-Stop, con menos requisitos energéticos por parte de la batería, afirman desde Yuasa. Los objetivos de emisiones de la UE de estos vehículos son inferiores a los establecidos para modelos de mayor rendimiento. Esto ha llevado a los fabricantes a crear una tecnología de baterías que cumple las exigencias de funcionamiento de vehículos Start-Stop con un estado de carga mayor del esperado para la tecnología AGM, pero menor del esperado para las baterías de arranque de electrolito líquido.

– A fin de cumplir las crecientes exigencias de las especificaciones requeridas por el fabricante original de la tecnología EFB en el mercado de posventa europeo, GS Yuasa ha introducido 12 tipos de batería EFB después del lanzamiento de la gama Start-Stop YBX7000. Esta gama incluye seis tamaños de batería europeos (DIN) y seis japoneses (JIS) para aumentar al máximo la cobertura de vehículos en el parque móvil del mercado español de la posventa.

– Además de los modelos Start-Stop, las baterías EFB de GS Yuasa son perfectas para utilizarse en aplicaciones exigentes. En situaciones de descarga profunda repetitiva, como las habituales en los vehículos de la policía y los taxis, la tecnología EFB ofrece una durabilidad cíclica mejorada en comparación con las baterías de electrolito líquido de clase superior.

Desde la empresa aseguran que, en las sustituciones del mercado de posventa del equipo original de las baterías, es fundamental sustituir las baterías con tecnología de iguales características. Es decir: si un vehículo está equipado con una batería de tecnología AGM o EFB original, debería ser sustituida por la batería AGM o EFB de un tamaño equivalente.

Si un vehículo se matriculó después de 2008 y queda claro que se le sustituyó la batería en el pasado, es fundamental comprobar la guía de instalación de vehículos que proporciona GS Yuasa en el portal web de FIT.YUASA.COM, a fin de determinar si el vehículo tenía instalada una batería AGM/EFB original y poder realizar la sustitución como indica el fabricante del vehículo. Asimismo, es importante explicar a los clientes que si se instala una batería con la tecnología inadecuada, el vehículo tendrá problemas provocados por defectos de tensión.

Si se instala una batería con electrolito líquido estándar en un vehículo Start-Stop y/o con freno regenerativo, este se averiará muy pronto. Dependiendo del estilo de conducción, la avería podría aparecer entre dos y cuatro meses después de la instalación. Este tipo de avería de la batería provocará la pérdida de las prestaciones del vehículo (incluida la de Start-Stop), deterioro o fallo en el sistema electrónico del vehículo, provocando molestias al cliente e insatisfacción por la sustitución de la batería.