Transmisión manual automatizada (AMT): Todo lo que hay que saber

Desde Magneti Marelli Aftermarket analizan en qué consiste y cómo es el funcionamiento de la Transmisión manual automatizada.

La Transmisión manual automatizada (AMT, por sus siglas en inglés) es un tipo de caja de transmisión manual automatizada originaria del mundo de Fórmula 1 que combina facilidad de uso y una reducción en consumo de combustible. Un sistema hidráulico opera el embrague y los cambios de marcha y permite obtener las ventajas de un embrague seco y una transmisión automática (peso reducido, durabilidad y fiabilidad, así como un bajo consumo energético). Al mismo tiempo simplifica operaciones y reduce esfuerzos cuando se conduce con tráfico denso o situaciones con cambios de marcha frecuentes.

Debido al uso de un sistema y una interfaz junto con la unidad control motor, el cambio AMT es capaz de proveer tanto una conducción deportiva como una relajada dependiendo de los requisitos del conductor y de su estilo de conducción. No hay pedal de embrague.

El sistema hidráulico básicamente consiste en un actuador hidráulico directamente en la caja de transmisión el cual, mediante una serie de pistones, gestiona y engrana las marchas. Los pistones están controlados por una serie de válvulas solenoides provistas de la presión hidráulica requerida de una bomba eléctrica y un acumulador.

La unidad de control, una vez identificada la orden del conductor y conocidas las condiciones de operación del vehículo mediante una serie de sensores, autónomamente gestiona los cambios de marcha, directamente controlando el embrague, transmisión y par motor (por eso el nombre caja manual automatizada). La relación entre el control de la caja de cambios y el motor mejora el rendimiento notablemente y libera al conductor de la necesidad de sincronizar embrague y aceleración durante los cambios de marcha (los cuales se pueden realizar con el acelerador pisado).

La caja de cambios robotizada también asume un rol de asistente de conducción, omitiendo cambios de marcha ineficaces y evitando bloquear las ruedas en superficies resbaladizas. En términos de asistencia de conducción, asegura la completa disponibilidad de la primera marcha cuando el vehículo se detiene, y el automático descenso de marcha si se produce una fuerte y repentina deceleración. La marcha actual se muestra en el display del panel de instrumentos.

Debido a la electrónica optimización del cambio de marcha y la combinación con el control motor, esta tecnología, explican desde Marelli, es capaz de conseguir un menor consumo energético que un vehículo manual, emitiendo menores emisiones nocivas, particularmente de CO₂.

Continental ATE

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorAndel en profundidad
Artículo siguienteLa posventa ha recuperado ya el 50% de su actividad

¡Suscríbete a nuestro newsletter!