Tres cosas que seguro que no conocías de los frenos Remy…

Remy es una marca históricamente ligada a los alternadores y los motores de arranque. Uno de los grandes especialistas eléctricos. Quizá pocos profesionales del taller sepan aún que a esta faceta sumaron otra como especialistas en freno. ¿En Freno? Sí, y no de cualquier manera…

Remy fue comprada por BPI (Brake Parts Inc) en 2016, quizá el fabricante más importante de frenos en Estados Unidos, con una larguísima trayectoria en aquel mercado, que por bien posicionados se les había quedado pequeño. Llegado el momento, BPI preparó el salto a Europa y lo hizo comprando Remy, siendo a partir de entonces unos y otros la misma cosa. Lo mismo que es Raybestos (marca quizá más conocida en esto del freno por los profesionales del taller en España) en EE.UU, ahora es Remy en Europa. Y no es decir cualquier cosa.

Así que aprovechando la enorme experiencia de BPI en esto del freno, Remy lanzaba una completa oferta que se diferencia de su competencia en tres cosas fundamentales.

La primera tiene que ver con sus pastillas. Todos los fabricantes de pastillas de freno cuentan con una gama digamos ‘premium’ dirigida a los segmentos más altos: con un material de fricción cerámico, una de sus características más fácilmente percibidas es que con su uso no quedan residuos en las llantas, además de que sus prestaciones en la frenada son también mayores. Remy no distingue entre sus gamas en este sentido, aplicando este material de fricción ‘premium’ a todas sus pastillas.

La segunda, con sus discos. Y es que mientras hay fabricantes que distinguen entre las gamas de sus discos a la hora de aplicar un recubrimiento anticorrosivo, Remy asegura llevar a cabo este proceso en todos y cada uno de ellos.

La tercera tiene que ver con la posición de fabricante de su matriz americana BPI, siendo según aseguran, a diferencia del resto de sus competidores en el mercado, los productores de todas los discos y pastillas que venden, lo cual les permite llevar a cabo un control exhaustivo de todo el proceso de producción.

Quizá muchos talleres no lo supieran hasta ahora, pero cuando reciban en su negocio una caja de pastillas o discos Remy, estarán montando el producto de un especialista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorEl sistema ESP de Bosch cumple 25 años
Artículo siguienteLiqui Moly: “Es momento de invertir”

¡Suscríbete a nuestro newsletter!